Los analistas están convencidos de que LinkedIn está en el momento óptimo para afrontar una importante adquisición

Cloud

Veinte meses después de su presentación en Bolsa las acciones de esta red social que enlaza profesionales cotizan al triple que en su arranque moviendo una capitalización bursátil superior e loa 13 mil millones de dólares. Todo apunta a que es el momento de hacer una compra, y grande.

En un par de semanas se conocerán los resultados correspondientes al cuarto trimestre de 2012 y se estima que podrían incluir cifras como unas ganancias de mil millones de dólares.

Pero esas cifras, si se quiere seguir contando con la atención de los inversores obligan a continuar por la senda del crecimiento, y eso supone realizar una adquisición importante, comprar alguna empresa que le permita un crecimiento externo que complemente y amplíe el que ahora mismo experimenta de forma autónoma.

En mayo del pasado año LinkedIn ya se hizo por 119 millones de dólares con Slideshare, el servicio online para compartir presentaciones, lo que ya fue un desembolso importante en comparación a pequeñas adquisiciones que había realizado con anterioridad.

Algunos apuntan en una dirección muy relacionada con el perfil de la propia LinkedIn, el campo de los recursos humanos, un movimiento tendente a potenciar el que de forma activa se participe en los procesos de selección de personal gestionados a partir de la ingente base de datos de profesionales que maneja esta red social.

Otros, que ponen el acento en las posibilidades como empresa de software, no descartan que LinkedIn compre Monster.com, Viadeo o ChinaHR, empresas ambas de gestión de recursos humanos que en los últimos tiempos se han estancado en sus respectivos crecimientos y que además, y por encima de todo, cuentan con herramientas de software para estas tareas de las que carece actualmente LinkedIn.

Una adquisición que podría tener cierto sentido a la hora de generar compromiso entre los usuarios sería Quora, de quien los mismos analistas opinan que está sobreevaluada por sus propietarios lo que encarecería el precio de compra y posiblemente hiciera inviable o dificultase el proceso de negociación de la misma.

Como conclusión, el tiempo apremia, las opciones son múltiples y variadas pero LinkedIn casi está obligada a realizar algún movimiento en esa dirección antes de que el mercado, siempre cauto, comience a desconfiar de la solidez de la empresa en su desarrollo y crecimiento.

vINQulo

PEhub

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor