“No se han cerrado los cuarteles generales de Japón: La mayoría de las empresas continúan operativas a ese nivel”

Empresas

“Es muy difícil de determinar el impacto que puede tener el desastre de Japón en el mercado local”, explica Tomás Zumárraga, Presidente de la Asociación de Empresas Japonesas Shacho Kai.

Muchas son las empresas en España que son o bien filiales de firmas japonesas o bien que cuentan con capital japonés. Estas compañías están presentes en la Asociación de Empresas Japonesas Shacho Kai. Su presidente, Tomás Zumárraga, ha respondido a algunas preguntas sobre la situación en Japón y como podrá afectar a España.

¿Cómo se está viviendo la situación desde las empresas japonesas en España, tanto desde el punto de vista personal como profesional? Es decir, ¿ha paralizado en algún grado la actividad de las filiales españolas el cierre de los cuarteles generales en Japón? ¿Y a nivel personal, cómo están llevando los trabajadores de las empresas en España la situación?

Desde las empresas japonesas la situación se está viviendo con solidaridad y confraternización con los compañeros en particular y con el pueblo japonés en general. Desde el punto de vista profesional, las filiales españolas sienten cierta inquietud porque en muchos casos, todavía no se puede medir el impacto que la catástrofe puede tener en el desempeño local de algunas de las empresas, aunque por el momento las empresas locales no se han visto afectadas. También hay que puntualizar que no se han cerrado los cuarteles generales de Japón. La mayoría de las empresas continúan operativas a ese nivel, lo que sucede es que algunas plantas de producción y algunas oficinas permanecen cerradas, unas porque han sido dañadas y otras por precaución y porque se han interrumpido los suministros eléctricos en parte del país.

A nivel personal, los trabajadores por un lado están muy solidarizados con la situación en Japón y admiran su capacidad de recuperación y su educación y disciplina para no perder la compostura ni en los momentos más extremos y por otro lado sienten cierta incertidumbre porque no están seguros de si esta situación puede afectarles y en qué medida.

Por otra parte, ¿se han iniciado acciones especiales, como campañas de solidaridad o algún tipo de acción especial en las empresas japonesas en España?

Aunque todavía no ha habido mucho tiempo para poder organizar actividades solidarias, el Gobierno español ha ofrecido su ayuda a través de la Agencia de Cooperación y está esperando que el gobierno Japonés le indique lo que necesitan. Por otro lado, se ha creado una oficina de coordinación a nivel de la Unión Europea, para asegurar la máxima eficacia y coordinación. La Embajada de Japón, ha abierto una línea solidaria a través de una cuenta corriente en el Banco de Sabadell donde se pueden hacer donaciones para ayuda humanitaria en Japón. Por otro lado, la Asociación Japonesa de Madrid, está también poniendo en marcha una iniciativa solidaria de recogida de fondos a través del Banco de Tokyo Mitsubishi UFJ, al igual que Cruz Roja España. En cuanto a las empresas japonesas, dada su identidad y su naturaleza colaborativa, en Japón ya están organizando actividades de ayuda y estoy convencido de que también en España comenzarán a realizar actividades solidarias propias, o a participar económicamente en los programas colaboración.

Tras el terremoto y el tsunami se han cerrado las fábricas y se ha suspendido la producción de algunas empresas tecnológicas, ¿podría llegar a afectar al mercado español este cierre? ¿Podría llegar a producirse un desabastecimiento de algún producto tecnológico en particular?

Es muy difícil de determinar el impacto que puede tener el desastre de Japón en el mercado local. Todo depende de la situación de cada una de las marcas, porque hay algunas que se han visto más afectadas que otras, y en cualquier caso, debido a la diversificación, muchas de las empresas japonesas tienen plantas de manufactura en China y Tailandia y hay empresas que tienen plantas fabriles en Europa y otras que disponen de almacenes de abastecimiento en Europa para los distintos países, que les permiten disponer de cierta autonomía, con lo cual el impacto de un posible retraso sería menor.

¿Ha afectado el terremoto o el tsunami a las líneas de producción? Es decir, ¿han sufrido de forma significativa destrozos?

Como comentaba en la pregunta anterior, todo depende de las marcas, porque así como algunas han visto afectadas algunas de sus plantas en mayor o menor medida y están trabajando para rehabilitarlas en el mínimo tiempo posible, hay otras que por su ubicación geográfica, no se han visto afectadas en absoluto y otras, en las que se han dañado plantas, pero que suministran sólo a Japón y no a Europa. En todo caso, por la cultura y la idiosincrasia del pueblo japonés, estamos convencidos de que realizarán todos los esfuerzos necesarios para que se recupere la actividad normal productiva y comercial, a la mayor brevedad posible.

Además de afectar al hardware, se ha señalado que podría afectar a otros nichos de mercado tecnológicos. Como por ejemplo, los juegos online. Para ahorrar energía han apagado servidores al menos durante una semana. ¿Cuándo creen que volverán a la normalidad?

Es un momento de gran incertidumbre, de hecho no se sabe si pudieran repetirse las explosiones de la central nuclear, ni si la dispersión radioactiva pudiera empeorar en los próximos días, por tanto es muy difícil determinar cuándo volverán las cosas a la normalidad, aunque el pueblo japonés es un pueblo activo y luchador y se reincorporarán a sus puestos de trabajo en cuanto las medidas de seguridad establecidas se lo permitan, para conseguir que tanto los servicios, como las empresas, vuelvan a la normalidad cuanto antes.

¿Cuentan ya con una cifra de pérdida económica estimada? Los mercados se han lanzado al pánico, a pesar de los llamamientos a la calma del Gobierno japonés.

Por el momento se baraja una cifra de pérdidas en el país de alrededor de 100.000 millones de dólares, pero hay que decir que como todo en la vida, hasta lo más negativo tiene una parte positiva y es que el gobierno y las empresas tendrán que trabajar para reconstruir el país y se tendrá que volver a reinvertir y comprar tanto equipamiento, como materiales e infraestructuras, etc.., con lo cual en los próximos años, se volverá a reactivar la actividad económica en Japón.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor