Nvidia planta cara a Intel

AlmacenamientoDatos y Almacenamiento

La entrada de Nvidia en el segmento de chips para equipos MID pretende arrebatar a Intel parte de un negocio valorado en de 40.000 millones de dólares

Durante la reciente celebración de la feria Computex en Taiwán, Nvidia ha desvelado los detalles de lo que supone su entrada en una nueva aproximación de mercado.

El fabricante -ampliamente conocido por su familia de procesadores gráficos- ha mostrado la nueva plataforma Tegra, compuesta por procesadores para aplicaciones móviles.

A comienzos de año, la compañía ya dio a conocer su primer chip diseñado para smart phones -APX 2500- que ahora se completa con otros dos modelos de la marca Tegra destinados al segmento MID (dispositivos móviles de Internet).

Aunque la principal actividad de Nvidia se concentra en los procesadores gráficos, es un miembro activo de la comunidad ARM, fabricante responsable de suministrar el 90 por ciento de los chips para teléfonos móviles disponibles en el mercado.

Compañías OEM como Texas Instruments, Samsung o Marvell forman parte de esta comunidad ARM, también presente en los nuevos diseños de Nvidia.

Así, en el corazón de la familia Tegra se encuentra el procesador AMR11, un chip basado en tecnología RISC suficientemente evolucionado como para dar el salto desde los teléfonos móviles al segmento MID.

Las aspiraciones de Atom
En los últimos años, Intel ha tenido que enfrentarse a AMD prácticamente como único competidor en el segmento de chips x86 para PCs y servidores estándares.

Sin abandonar este lucrativo negocio, la firma californiana se está enfocando en un nuevo segmento de mercado -el de MIDs- para el que ha diseñado su modelo de procesador Atom, más pequeño y con menor consumo.


Atom mide 25 milímetros cuadrados y cuenta con una frecuencia de reloj de 800 MHz a 1,86 GHz. Producido con tecnología de 45 nanómetros, su consumo oscila entre los 0,65 y 2,4 vatios, alcanzando de 4 a 6 horas de autonomía en dispositivos MID.

Al tratarse de un procesador x86, puede soportar entre 512 Mb y 1 Gb de memoria RAM DDR2, además de tener compatibilidad para correr tanto Windows como Linux.

De esta forma, Atom está pensado como núcleo de proceso para los nuevos dispositivos de acceso a Internet y también para los notebooks de nueva generación -que Intel denomina netbooks-, un mercado conjunto que según el fabricante podría alcanzar un valor de 40.000 millones de dólares en dos o tres años.

No obstante, se trata de un mercado totalmente nuevo, que se va definiendo a la par que aparecen los primeros procesadores, y por ello está abierto a la participación de nuevos actores como Nvidia.

Tegra frente a Atom
La principal diferencia entre Intel y Nvidia es que la nueva plataforma Tegra se basa en el procesador RISC AMR11. Al no ser x86, por el momento sólo puede correr sistemas Windows Mobile, y su rendimiento y memoria no alcanzan los valores de Atom.

Sin embargo, cuenta con importantes ventajas. A pesar de su mayor tamaño -con unas medidas de 144 milímetros cuadrados- corre a 800 MHz y consume menos de 1 vatio de energía.


Además de la CPU, el nuevo modelo de chip integra una unidad de proceso gráfico de Nvidia (GPU) que consume menos de 1 vatio, así como un procesador de imagen y otro de vídeo de alta definición.

Otro tema importante es el posicionamiento de precio. Mientras Intel estima que sus fabricantes OEM -más de 25 como Lenovo, NEC, Fujitsu o Toshiba- lanzarán MIDs basados en Atom a partir de 500 dólares, Nvidia calcula que los equipos con Tegra costarán entre 200 y 250 dólares.

Así, mientras Nvidia define MID como una categoría en la que encaja cualquier dispositivo que mida entre 4 pulgadas y el tamaño de un subnotebook, Intel sube un poco el listón para cubrir también la categoría de portátiles de nueva generación.

Via también se apunta

Pero Nvidia no es el único decidido a plantar cara al gigante de los chips. AMD no tardará en impulsar su estrategia para este mercado, mientras otros actores como Via Technologies ya se han pronunciado.

En este sentido, cuenta con mucha experiencia en el segmento de PCs de pequeño tamaño, y su nuevo procesador Nano se dirige a los nuevos portátiles de bajo precio y consumo, ubicados en la gama alta del mercado MID.

Los primeros equipos basados en Atom y en Tegra aparecerán a finales del presente año, y probablemente habrá más de un fabricante OEM que ofrezca modelos con ambos procesadores.  

Será entonces cuando realmente conozcamos cuál de los dos suministradores ha conseguido acertar más con su aproximación a este nuevo segmento.

Mientras, Intel ya está preparando la nueva generación de Atom -Moorestown- prevista para el próximo año, y Nvidia hace lo propio con Tegra, que será actualizado en 2009 y 2010.

Para tener éxito, los futuros dispositivos MID deberán proporcionar todas las funciones propias de acceso y descarga de archivos en Internet, además de contar con el gancho del ‘entretenimiento’, de forma similar a lo que Apple ha conseguido con su iPhone.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor