Obama quiere que Estados Unidos tenga el superordenador más veloz del mundo

Innovación

El presidente de Estados Unidos ha aprobado la formación de un organismo que se encargará de construir esta máquina, 30 veces más veloz que las de hoy en día.

Hace apenas unas semanas TOP500, una organización que valora el rendimiento de superordenadores, daba a conocer su lista de superequipos. Y por quinto año consecutivo estaba coronada por un computador chino, el Tianhe-2, aunque Estados Unidos es el país que más veces aparece.

Ahora este panorama entre las dos potencias podría sufrir un revés, con la firma por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de la orden ejecutiva que autoriza la creación de un nuevo centro de investigación en supercomputadores. Se conocerá como la Iniciativa Estratégica Nacional de Informática, o NSCI por sus siglas en inglés.

Como explica la orden, “este organismo es un esfuerzo de todo el gobierno diseñado para crear una visión estratégica, cohesionada y en la que participen todas las agencias”. Esto es especialmente importante porque hasta ahora los distintos departamentos estaban trabajando por separado, como explica Wired. Además, se crea una estrategia federal de inversiones, para maximizar los beneficios de la informática de alto rendimiento en Estados Unidos.

Con la creación de esta nueva entidad se pretende allanar el camino para desarrollar el primer superordenador que funcione con exaflops, que equivale a mil petaflops. Para poner las cosas en perspectiva, el equipo chino que lideraba la lista TOP500 alcanza una velocidad de 33,86 petaflops por segundo. Esto implica que, al terminar la construcción del de Estados Unidos y si todo va según lo previsto, multiplicará por 30 al que es hoy en día el más potente del mundo.

Un superequipo de estas características podría tener un papel esencial en distintos campos, tanto de defensa como científicos. Por ejemplo, podría servir para predecir el impacto de huracanes o, a más largo plazo, del cambio climático. El NCSI priorizará la creación de supercomputadoras que puedan manejar grandísimas cantidades de datos cambiantes para llegar a todos estos terrenos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor