Satyam: El cabecilla del ‘Enron indio’ ya está entre rejas

Empresas

A pesar de haberse autoincumpaldo de forma única, el hermano de Ramalinga Raju y otro de los máximos responsables de la compañía han sido también encarcelados

El caso Satyam, el que ya se conoce como el Enron indio, acaba de registrar su último capítulo, el más dramático para sus antiguos responsable y el que más ha gustado a los inversores, como indican los resultados en bolsa de la compañía.
Ramalinga Raju, el ex CEO de la Satyam y el único culpable de la contabilidad imaginativa de la compañía, según sus propias declaraciones, acaba de ser encarcelado como medida preventiva. “Los cargos en su contra son conspiración criminal, estafa y falsificación de cuentas”, explicó el inspector general de policía a Reuters.
Aunque en un primer momento no se preveían más arrestor, Raju no estará solo en la cárcel. A pesar de su inmolación como único culpable, las autoridades indias también han inculpado a su hermano, Rama Raju, fundador junto con su hermano, y al director financiero, Srinivas Vadlamani. Los tres estarán en prisión preventiva hasta el próximo viernes 23 de enero.
La compañía ha visto, además, como se ha disuelto su directorio y como el Gobierno indio ha tomado las riendas de la gestión de la firma y ha reorganizado el organigrama de la empresa. La Administración del país asiático ha situado al frente de la entidad a  el antiguo presidente de la National Association of Software and Service Companies, Kiran Karnik; al antiguo miembro del organismo regulador Securities and Exchange Board of India, C. Achutan; y al presindente del  Housing Development Finance, Deepak Parekh, como publica la agencia de noticias
De entre estos tres nombres saldrá el futuro CEO de la compañía, que tendrá que afrontar una situación complicada. “Restaurar la confianza es el trabajo principal”, apunta Deepak Parekh.
Efectos y recepción
El nombramiento ha sido bien acogido en el seno de la compañía. “Es la  mejor noticia que hemos tenido en las últimas cuatro semanas”, explica un portavoz.
Los buenos propósitos no sólo han reconfortado a la firma, sino que además han insuflado confianza en los mercados bursátiles. Satyam se recupera en bolsa, tras el nombramiento estatal, como publica la prensa económica.
Los nuevos responsables tendrán también que convencer de su eficacia y de la solvencia de la firma a los inversores y a las compañías internacionales. A pesar de ser una empresa india y de afectar a su sede en el país, el caso Satyam tiene efectos globales.
La firma no sólo es una de las empresas de servicios informáticos indias más importantes, que ofrece sus productos a compañías de gran prestigio, sino que además había estado tanteando el mercado para introducirse en otros países, entre ellos España y otros estados de Europa Occidental.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor