Un pequeño pueblo inglés pide que le quiten del mapa GPS

Movilidad

Barrow Gurney, al sur de Inglaterra, ha visto como por su calle principal pasan al día 15.000 vehículos guiados por los sistemas de navegación del GPS.

Lo peor son los camiones y vehículos pesados, que con sus sistemas de navegación GPS utilizan la ruta que pasa por este pueblo para evitarse atascos.

Los vecinos se quejan de que 15.000 vehículos al día son demasiados vehículos para un sitio como Barrow Gurney, donde sus calles se construyeron en tiempos de caballos y carretas, y no hay espacio para tanta maniobra.

Por eso el ayuntamiento ha pedido que se quite a esta localidad de los sistemas de navegación, y si no de todos, al menos de los que son utilizados por los servicios de transporte de mercancías. Y no sólo ellos querrían que se hiciera una cosa así. Al menos hay un centenar de pueblos en Gran Bretaña que se encuentran en las mismas condiciones.

Una petición que no parece fácil. “Nosotros hacemos mapas reales: las calles, las señales y las carreteras, tal y como están en la realidad”, explica Dirk Snauwaert, representante de Tele Atlas, empresa proveedora de mapas digitales para los sistemas de navegación portátiles. “No podemos cambiar esa realidad en nuestra base de datos. ¿Quiénes somos nosotros para hacer cambios y decir a alguien que no puede coger una ruta, cuando en realidad existe?”

Según Snauwaert, lo que deberían hacer estos pueblos es señalizar bien sus vías e indicar las que no son aptas para los camiones.

Más información aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor