La videoconferencia se frota las manos: el Eyjafjalla aumenta en un 65% sus cifras de uso

Empresas

Mientras las aerolíneas y el turismo claman ante el castigo de la naturaleza y las pérdidas económicas asociadas, la nube volcánica está propiciando unos días de oro para la telepresencia.

La explosión del Eyjafjalla está causando el caos en la circulación aérea, provocando para las aerolíneas y la industria del turismo un agujero negro en ingresos e imagen.
Mientras ellos lloran las penas de la nube volcánica, algunas compañías de servicios TIC se frotan las manos ante lo que pueden conseguir vía Eyjafjalla. En los primeros momentos de la crisis, muchas fueron las empresas de teleconferencias, comunicación y mensajería que se apresuraron a ofrecer soluciones y a permitir pruebas de productos.
Los ministros europeos de Industria, por ejemplo, ante la imposibilidad de desplazarse a una reunión ministerial, se reunieron vía teleconferencia.
La nube volcánica no sólo impulsó la imagen de la telepresencia como solución segura, también aumentó su uso de forma real. Las soluciones ofrecidas por las compañías como kit de emergencia tuvieron una buena acogida. En el momento cúspide de la crisis, las reuniones online entre compañías de Europa y España aumentaron en un 65% intersemanal.
Estos son datos para la semana del 16 de abril, momento clave en la crisis del volcán islandés, estadística que acaba de dar a conocer la empresa del sector Digital Samba. Tras el boom de la nube volcánica, las cifras volvieron a la normalidad aunque aseguran haber notado un nuevo remonte tras la nueva nube de finales de la semana pasada.
Mientras los aeropuertos del norte de España iban cayendo como fichas de dominó, los empresarios volvían sus miradas a la comunicación vía telepresencia.
“Tenemos la previsión de que este aumento de las reuniones online continúe todo este mes, ya que, los últimos pronósticos apuntan a que la erupción del volcán islandés Eyjafjalla amenaza, incluso los vuelos de este verano en Europa”, apunta el socio fundador de Digital Samba,  Robert Strobl.
Mientras la industria del turismo clama ante el castigo de los elementos… la videoconferencia podría frotarse las manos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor