Xerox ColorQube 8870: Tinta sólida a buen precio

Green-ITInnovaciónProveedor de ServiciosProyectosSoftware

La tecnología de tinta sólida de Xerox se conforma como una interesante alternativa al láser en color gracias a sus características para reducir no sólo la huella de carbono, sino también los costes de impresión.

Recientemente hemos tenido la oportunidad de probar en el laboratorio de eWEEK la impresora Xerox ColorQube 8870, cuya máxima característica es el uso de la tecnología de tinta sólida desarrollada por el propio fabricante.

Este tipo de tinta, en formato de cubo, permite imprimir en color y con una calidad muy interesante, ideal para oficinas que necesitan lanzar grandes volúmenes de documentos ofimáticos pero también buscan una solución asequible tanto a nivel de coste por página como de dispositivo.

La tinta sólida de Xerox ofrece diversas ventajas como la baja huella de carbono que genera, la fácil inserción de los cubos o el ahorro de costes de impresión
La tinta sólida de Xerox ofrece diversas ventajas como la baja huella de carbono que genera, la fácil inserción de los cubos o el ahorro de costes de impresión

Nos ha gustado el fácil sistema de carga de estos cubos de tinta sólida. Simplemente hay que situarlos en los rieles disponibles para cada color, negro, amarillo magenta y cian y es posible introducir hasta 5 de estos cubos, fabricados con una especie de resina no tóxica que tampoco mancha (muy al contrario de lo que ocurre con otras tecnologías de impresión como el tóner o la inyección de tinta).

Cada carga de tinta sólida asegura al menos 1.000 páginas impresas, tal y como asegura Xerox, aunque esta característica, por motivos obvios, no hemos podido contrastarla.

Lo que sí hemos probado es la calidad de impresión. Es cierto que este tipo de tecnología por el momento no ofrece la resolución y nitidez de otras impresoras basadas en inyección, sobre todo en determinados trabajos como los degradados. Sin embargo, para documentos ofimáticos en los que también se muestran imágenes, logos, gráficos… nos ha parecido que la calidad ofrecida por esta tecnología es notable.

También la rapidez de impresión es uno de los factores que se deberían tener en cuenta. El proceso de calentamiento es algo elevado, pero una vez que la impresora Xerox ColorQube 8870 se pone en marcha es capaz de imprimir a un ritmo de 37 páginas por minuto según nuestros cálculos, de forma independiente a si se trata de color o blanco y negro.

Teniendo en cuenta sus prestaciones y que admite hasta 625 hojas en su bandeja principal, el tamaño de la carcasa no es demasiado grande (40x52x37 centímetros), lo que la convierten en ideal para situarla en cualquier lugar de la oficina. Como era de esperar, incorpora conectividad tanto USB 2.0 como Ethernet, aunque se echa en falta un módulo WiFi por defecto, que es opcional. A nivel de hardware, la impresora Xerox ColorQube 8870 está gobernada por un potente procesador a 1 GHz y dispone de 512 MBytes de memoria, ampliables a 2 GBytes. Y todo ello por un precio bastante asequible: 2.099 euros teniendo en cuenta que es posible obtener ahorros de impresión por página entre el 30% y el 40% con respecto a modelos láser y mucho mayores en comparación a la tecnología de inyección de tinta.

En el apartado negativo, tan sólo un par de detalles. Por un lado es ligeramente más ruidosa que otros modelos de similares prestaciones y, por otro, el proceso de calentamiento de la resina genera algo de olor, aunque es un defecto que también suele ocurrir en los modelos láser con tóner.

Detalle de la carga de los cubos de tinta sólida en la Xerox ColorQube 8870
Detalle de la carga de los cubos de tinta sólida en la Xerox ColorQube 8870
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor