BMC, la voz de la infraestructura TI

DevOpsMiddlewareProyectosSoftware
BMCday17

Con el cambio de entornos on-premise a entornos multi-cloud, las compañías se enfrentan a desafíos de seguridad, coste, cumplimiento y normativas gubernamentales.

¿Que qué hace BMC? Ayuda a descubrir y gestionar recursos informáticos, a analizar y automatizar las cargas de trabajo, a optimizar y reducir los costes inherentes de infraestructura, a integrar y potenciar la labor de los equipos devops y secops, a proporcionar herramientas de vanguardia basadas en estándares abiertos y, como novedad, ofrecer capacidades en inteligencia artificial y machine learning a lo largo de todas sus funcionalidades.

“Visibilidad de la red y rendimiento extremo”, calificaba Peter Leav, presidente y CEO de la compañía tejana, que vino hasta el evento madrileño intrigado por el éxito cosechado en la última edición y comprobar en persona la fama que se han ganado los españoles dentro de BMC. “Somos la mejor alternativa para las empresas que han elegido la multinube como base de su negocio”.

BMCday17

Y es que, como demostraron ante los más de 600 asistentes al BMC Day 2017 los ingenieros senior de Soluciones Rubén García y José Luis Rubio en su carrera de coches de scalextric, un instante en el middleware está lleno de eventos (tickets y peticiones, llamadas REST/API, alarmas, microservicios…). “Planificar para tenerlo todo controlado, establecer las políticas de seguridad, reaccionar ante condiciones cambiantes o imprevistas… Herramientas como Control-M, TrueSight o Remedy Smart IT no solo ayudan a actuar sobre eventos en nuestras infraestructuras con todos sus algoritmos de machine learning e inteligencia artificial, también sobre la experiencia percibida por nuestros usuarios mediante el análisis de sentimiento, a través de las redes sociales, agregando información al sistema y mejorándolo”.

Pedro Elorriaga, director internacional de herramientas ITOM de Indra, ofreció su punto de vista sobre el auge e importancia creciente de la gestión de operaciones. “Todas las compañías son al final compañías de tecnología, les guste o no, aunque algunas aún no lo saben. Incluso las que fabrican zapatos o hamburguesas pueden acabar vendiendo datos: dónde paras, cuándo entras, con quién vas… La digitalización está penetrando en el mundo ITOM, de las diez tendencias en la agenda del CIO para 2017, cuatro eran puro ITOM: aplicar inteligencia artificial y machine learning, sistemas que hablen, aplicaciones inteligentes y plataformas digitales. Pero la realidad es que seguimos lidiando con legacy, y esta capa del core no se mueve al mismo ritmo que la capa digital ofrecida a los clientes, es como querer tener un Ferrari por 40.000 euros y al final te lo han montado sobre un chasis Toyota”, añadía el directivo de Indra. “Lo cierto es que el 80% de los servicios digitales están atados a un mainframe, se mantiene una estructura obsoleta intentando simular con chapa y pintura para comunicaciones con nuestros clientes, pero no tenemos acometida la parte de devops”.

El problema es que empresas que ya tienen una importante envergadura que vienen del mundo analógico no han tenido la oportunidad de empezar todo el proceso de digitalización a la par, han ido creciendo y parcheando, creando una gran dependencia sobre el legacy, y con unas grandes necesidades de garantizar la seguridad en cada punto. Los sistemas intermedios con el usuario (empleados, proveedores o clientes) ya son digitales, con un montón de APIs interactuando con 40 sistemas distintos, pero hay otra cosa que también ha cambiado: “ya nadie soporta estar esperando dos horas al teléfono para que te pasen cinco veces por distintas personas para contar repetidamente la misma historia. Hay que tener una plataforma ágil y plantearse si tirarlo todo va a tener un menor coste y un mayor beneficio que seguir con remiendos. La prueba de fuego sería desenchufar unos cables en el centro de datos y ver qué pasa… Desde luego, no es una decisión fácil, y al principio va a requerir un esfuerzo inicial mayúsculo y el retorno no va a ser inmediato, pero lo que está claro es que empresas tradicionales están perdiendo un 45% de los ingresos y un 24% de los beneficios por cada cliente millennial, mientras que las ‘digital masters’ (Nike, Starbucks…) ven aumentados sus ingresos un 9% y sus beneficios un 26%, según se dijo en el evento de BMC en Nueva York”, concluye Elorriaga.

Job-as-a-Service

Esa agilidad debe ser nativa y extendida en toda la empresa. Las herramientas de BMC están enfocadas a estas tareas, que en su nueva versión de Control-M incluye un Managed File Transfer mejorado con las sugerencias de los usuarios: un solo punto centralizado y no tener que ir máquina a máquina, despliegue automático en agentes, monitorizar incluso a nivel de fichero desde la misma interfaz… Destaca la capacidad de autoservicio, que reduce el número de tickets y llamadas a Operaciones. Próximamente se trabaja para que tenga botones de refresco para una búsqueda mejorada, la posibilidad de acceder a múltiples destinos y la compatibilidad con S3 de AWS.

También se ha añadido un nuevo Automation API para crear jobs como código JSON y para poder automatizar el ciclo de vida del job con un servicio REST. Las empresas que funcionan en modo continuous delivery cada una o dos semanas están lanzando un cambio en la API o mejorando una funcionalidad en Producción, y Control-M v9 proporciona ahora un entorno de pruebas gratuito que incluye sandbox y workbench en máquinas virtuales sin consumir licencias.

“De nada sirve tener un esquema devops para tirar código en horas o incluso minutos, si luego está parada días o semanas en el deploy. ¿Entonces, para qué tanto correr si no se dispone de un flujo integrado?”, señala Fabio Leotta, consultor jefe de Preventas de BMC. “El tema de la velocidad es importante, pero marcando objetivos a alcanzar realistas. No puedes comprometer la calidad del resultado final por ir más deprisa, ni perder el tiempo ganado en un departamento si no va acompasado del resto”.

BMCday17

BMC presentaba la nueva solución Blade Logic para el stack completo de herramientas y llegar a donde SecOps Policy Service no llegaba (“tenemos objetos nuevos, Amazon Lambdas del S3, contenedores EC2, CloudTrail”, dice Leotta), ahora en un modelo SaaS que funciona con múltiples conectores para OpenStack y OpenShift, Jenkins y Ansible, GitHub o Docker, lo que permite ampliar el número de escaneos automatizados. Por otro lado, SecOps Response Service, que el año pasado se introducía como novedad on-premise, ahora ya está dispuesto como servicio en la nube, “y lo que antes era un informe ahora es un completo cuadro de mando donde poder enriquecer eventos y resolver incidentes con un clic”, concluye.

También se anunció que a principios de 2018 estará disponible la v10 de Control-M con nuevas funcionalidades y servicios, como que ya no se instalará como antes que había que descargar la base de datos antigua en la nueva, solo un upgrade más rápido y sencillo. A partir de ahora BMC se compromete a sacar una versión anual y entre ellas dos service packs de mantenimiento, y traerá de serie módulos hasta ahora no incluidos y cada vez más (Hadoop, SAP, Oracle, Informatica…). Se unificará la interfaz gráfica para multipantalla a través de HTML5, y habrá una nueva para la web hecha desde cero alternativa a la consola para conversión automática desde otros gestores de jobs del mercado (CA Jobtrac, IBM Tivoli, Cisco Tidal, ASG Zena, Redwood Cronacle, Cron, MS Task Scheduler, Oozie para Hadoop, SAP y más), y si no existe poder hacerla “a mano”. “Lo mismo para la nueva herramienta de reporting hecha desde cero, basada en BIRT de Eclipse, no era precisamente lo más logrado de BMC”, señalaba David Fernández, ingeniero jefe de Soluciones de BMC. “Por otro lado, el marketplace de AWS ya te da un panel de control total y Azure también a nivel de agente, y en un futuro próximo se dispondrá de analítica predictiva de jobs”.

Íberos por el mundo

Con el boom de la transformación digital y el paradigma de poner al cliente en el centro, las empresas están siendo forzadas a emprender una nueva estrategia. Lo mismo le ha ocurrido a BMC Ibérica con su evento regional, que se ha convertido en el más grande a este lado del Atlántico, y aun así se buscan las maneras de llegar más lejos que el año pasado. “Te la juegas a una carta, de los que asistieron el año pasado el 90% se habían vuelto a apuntar, esto demuestra una gran fidelidad”, nos contaba Francisco Trillo, director general de BMC para España, Portugal y África. “En los tiempos que corren, tras tener una mala experiencia, es más fácil irse y más complicado que se vuelva. Si la app no tira, en 30 segundos te pasas a otra, y eso se traslada a todo: consumo, negocio, empleo… incluso eventos de este tipo. Por eso es fundamental contar con la complicidad de nuestros clientes, y el mejor indicador para el público asistente es que hablen ellos de sus experiencias y casos de uso, siempre va a ser mas creíble y elegante”.

BMCday17

Nadie se cuestiona el dilema de innovar o morir. Los directivos españoles son aún más conscientes de la importancia de la transformación digital que sus colegas europeos, un 91% frente a menos del 80% en franceses, ingleses o alemanes. Sin embargo, en inversión, las cifras dicen otra cosa, en Europa están en otra fase más de ejecución de proyectos, mientras que aquí parece que aún se sueñan con ellos. “Necesito mantener la innovación para no morir y tener un momento Kodak o Nokia, pero ¿cómo la hago realidad?”, pregunta retórica de Trillo. “Porque no sirve solo la innovación por la innovación. Al día surgen 5.000 startups solo en el campo de la tecnología, pero solo dos o tres acaban siendo viables. Nosotros tenemos como 500 patentes en el mercado, eso significa que tenemos un cierto peso relativo en nuestro I+D, sin duda el más alto en los últimos tres años”.

Con presencia en un 80% de las empresas del Ibex35 y en las administraciones públicas más grandes, el publico objetivo es cada vez más amplio, si bien debe tener cierta experiencia en la gestión de entornos complejos de procesos de TI. “La razón es simple: no es porque se reduzca la inversión en el core business (que sigue siendo entorno al 70% del presupuesto general en TI de las empresas), sino porque crece mucho el dedicado a la transición multicloud o nube extendida (hasta el 27%); nosotros confiamos que para 2020 sea ya un 50/50. Para ello nos basamos en algunas pistas, por ejemplo, basta que una empresa del Ibex35 saque un producto nuevo al mercado para que la competencia trate de imitarlo en el menor tiempo posible. Y basta que pase del B2B al B2C y se lance a vender datos para crear un terremoto. Eso es posible gracias a la innovación incremental: ya que tengo esta plataforma montada, crear un negocio adicional me cuesta menos”.

Todo ello exige un cambio cultural enorme. No se trata de comprar una app y listo, ni de porque tengas una mentalidad de scrum master ya esté todo hecho. Obviamente los procesos manuales ineficaces deben ser sustituidos por automatizaciones regladas que den sentido al flujo de datos. “Pero se van comprando cosas y alguien mete el RGPD y llega un momento en que se empieza a ver las orejas al lobo y a querer saber dónde está el dato y por dónde viaja y a quién llega y quién tiene acceso… La semana pasada se anunció Cloud Cost Control, una herramienta para medir el gasto en la nube. Durante estos años nos hemos empeñado en decir que la nube iba a ayudar a gastar menos y a ahorrar más, pero lo cierto es que el uso de máquinas virtualizadas en la nube pública no es necesariamente más barato; la clave es la elasticidad, si eres capaz de subir y bajar la potencia dinámicamente”, asegura el country manager español. “Pero no todas las cargas son susceptibles de tener que ser movidas arriba o abajo, algunas pueden tener más sentido permanecer en la periferia, solo teniéndolo todo ordenado y medido se podrá saber si vas a ahorrar o si merece la pena el gasto, volviéndose la compañía más consciente de sus servicios, más segura y transparente en materia de costes. Tenemos la referencia de una utillity europea que ha logrado ahorrar 11 millones de euros solo en costes puros de suscripción de servidores”.

La oficina comercial española ha ido creciendo y adquiriendo nuevas responsabilidades. A cambio de los servicios corporativos ofrecidos desde la central europea, desde España se gestiona todo el backoffice del Sur de Europa, África y Oriente Medio, además del soporte técnico a los clientes nacionales. Marcos Delgado, country manager el año pasado, fue promovido a vicepresidente de EMEA; en California hay un equipo de “íberos por el mundo” centrado en el desarrollo de Remedy, “poniéndose en valor ser español; quizás por ser un poco soñadores o tener mucha imaginación, lo cierto que formamos un grupo muy ilusionado y motivado”, dice Trillo. “Parece una cosa básica, pero luego no es tan fácil encontrarlo por ahí afuera, que salga el talento y la creatividad. Además, cada vez menos el idioma es una barrera. La compañía fomenta el espíritu emprendedor de sus empleados, por lo menos una vez al trimestre solemos pasar tres días dedicados a pensar, rodeados de folios en blanco, a veces en la oficina, otras nos vamos a un coworking o al campo”.

¿Será esta la receta que explique el crecimiento a un ritmo del 18% anual durante los últimos tres años? Lo cierto es que el peso de las operaciones locales es mayor, un 30-40%, que demuestra que funciona mejor la conexión España-Latinoamérica que la de España-Golfo Pérsico. “Por lo general, crece dos o tres veces más rápido el negocio SaaS por suscripción que la venta de licencias on-premise, que siguen aumentando también. Pero sin duda, el factor dominante es que la nube permite democratizar el uso de estas soluciones, basta conectarte y consumir a demanda”.

 

 

Lea también :