Cinco motivos por los que el escritorio del usuario final será diferente dentro de cinco años

CloudSoftware

Los administradores TI tendrán nuevos retos significativos en sus manos a medida que las capacidades del cliente – y los factores de forma de las máquinas- evolucionen.

Será mucho más seguro
Es de sabiduría común que la seguridad debería ser aplicada en capas. A día de hoy no siempre se ha hecho, pero el acercamiento a este modelo de capas terminará siendo el proceso estándar en cinco años.

En el laboratorio de eWEEK creemos que en el futuro la seguridad del cliente estará diseñada con una profundidad mucho mayor, donde todos los procesos ejecutados lo hacen con la cantidad mínima de privilegios que les hacen falta para cumplir con su trabajo. Además todo el código que funcione con los sistemas será investigado por una o más empresas de confianza, y firmado criptográficamente.

La virtualización también tendrá beneficios en seguridad, permitiendo que los equipos de los usuarios estén segmentados en contenedores aislados — por ejemplo, uno para aplicaciones personales, controlable por el usuario, y uno para aplicaciones comerciales, bajo la dirección del departamento de informática.

La virtualización dispone del potencial para aliviar tareas administrativas y reducir riesgo, pero el trabajo del departamento de informática probablemente se verá dificultado a medida que los usuarios finales introduzcan una variedad más amplia de dispositivos en la organización y sobre la red corporativa.

El 69% de los lectores de eWeek encuestados por Ziff Davis Enterprise Research dicen que sus organizaciones limitan el soporte del departamento de informática a dispositivos específicos, pero que esto puede cambiar en los próximos cinco años a medida que la barrera para introducir nuevos dispositivos móviles descienda y crezca la variedad de los mismos.

Habrá mas influencia del usuario en la red. Históricamente el departamento de informática decidía qué se hacía, pero a medida que los usuarios estén más preparados tecnológicamente, podrán influir en qué se va a utilizar.

Las organizaciones continuarán dando soporte para el uso de determinados dispositivos. Sin embargo, para asegurarse de que los datos corporativos están seguros, independientemente de los dispositivos que accedan a los mismos, los departamentos de informática tendrán que asumir un papel más amplio en diseñar políticas de uso y los usuarios finales tendrán que asumir mayor autonomía desde el punto de vista técnico.

Lea también :
Autor: