Cloud híbrida: el paso más firme de las empresas hacia su Transformación Digital

CloudGestión Cloud
Susana Juan, Arsys

Susana Juan, responsable de Desarrollo de Negocio y Partners Cloud de Arsys, nos aporta más claves sobre la adopción del modelo de nube que necesitan las organizaciones para digitalizarse.

La Nube es ya la principal tecnología que determina, en gran medida, la estrategia presente y el futuro más inmediato de las empresas. Es un ingrediente imprescindible en la Transformación Digital y en el desarrollo y puesta en marcha de los proyectos que expertos y profesionales del sector IT utilizan en su día a día para sus empresas y clientes finales. Pero, al mismo tiempo que vemos que la Nube ha iniciado ya su implantación imparable, también vislumbramos que el modelo Híbrido está tomando cada vez más fuerza.

Aunque todas las modalidades de Cloud tienen su cuota entre los distintos perfiles de empresas y proyectos IT, las Cloud Privadas parecen destinadas a los grandes presupuestos y equipos técnicos, mientras que el modelo de Cloud Público sigue siendo el más demandado entre las pymes y startups por su versatilidad y eficiencia. Lo mejor de ambos mundos se encuentra en el Cloud Híbrido, donde la flexibilidad y facilidad de gestión de la Cloud Pública convive con la exclusividad de los recursos de la Privada. Este modelo está siendo la mejor opción para la mediana empresa que ha decidido firmemente iniciar su Transformación Digital o para las compañías que tienen en la gestión de los recursos TIC su principal activo diferencial.

Hablamos de organizaciones de cualquier tamaño, para las que Internet y los activos  digitales resultan un elemento clave para el desarrollo de su negocio. Y eso, hoy en día, es hablar de la inmensa mayoría de las empresas. Son compañías que deben mantenerse siempre en el filo de la innovación, para las que la figura del proveedor IT se identifica más con el papel del partner que les acompaña en su camino, y donde su plataforma de Cloud Híbrida debe poder gestionarse a golpe de clic, tan cómodamente como sucede con la Cloud Pública e independientemente de la exclusividad de los recursos dedicados que pueden requerir aplicativos o proyectos concretos. Esto está siendo posible gracias a una nueva manera de entender el hardware: sin ataduras y más fácil de gestionar. Este nuevo concepto impulsa el desarrollo de los entornos híbridos, que conjugan los beneficios de una infraestructura común a demanda, y la posibilidad de disponer de back-ends y aplicativos propios en una infraestructura robusta y dedicada.

De este modo, el despliegue y configuración de la arquitectura dedicada se realiza en apenas minutos y desde un mismo panel, los equipos técnicos combinan las características del hardware exclusivo (rendimiento, privacidad)  con la flexibilidad de la Cloud Pública. Las cargas de trabajo se balancean en tiempo real y los  volúmenes de almacenamiento se comparten independientemente del grado de aislamiento de las máquinas. Combinando fácilmente recursos compartidos y dedicados bajo demanda, los departamentos técnicos pueden contar con todas las garantías que requieren para afrontar sus procesos de Transformación Digital y desplegar ágilmente las soluciones IoT, Big Data o Business Intelligence que requieren sus negocios.

 

Autor
Saber más 
Saber más