La computación cuántica toma forma en el congreso IBM Think

Big DataCloudDatos y AlmacenamientoDevOpsFabricantes de SoftwareInnovaciónOpen SourceProyectosSoftware

Integrada, flexible y abierta, así debe ser la plataforma tecnológica que permita el avance de cualquier organización. Es la visión actual del Gigante Azul.

IBM ha celebrado hoy en Madrid su congreso IBM Think, donde han sido protagonistas las tecnologías por las que lleva apostando en los últimos años: inteligencia artificial, blockchain, IoT… pero sobre todo computación cuántica y open source, esta última potenciada enormemente tras la adquisición de Red Hat.

De hecho, la principal compañía de código abierto ha tenido un papel muy importante durante la jornada, tanto de la mano de su tecnología OpenShift para entornos híbridos y multicloud como por la presencia de Julia Bernal, directora general de Red Hat Iberia, que ha compartido escenario con Marta Martínez, directora general de IBM España. En su diálogo, Bernal ha puesto en valor el código abierto para que las empresas puedan sacar el máximo partido a la tecnología en un mundo donde el ritmo de la innovación se ha acelerado enormemente.

Precisamente es una de las características que aporta el código abierto: la comunidad de desarrolladores puede compartir con los demás sus avances y sacar lo mejor de lo que hace el resto. Hace algunos años, este hecho habría sido impensable como parte de la estrategia de IBM, pero hoy es una realidad: “Para avanzar en la transformación digital hay que moverse a arquitecturas tecnológicas abiertas, integradas y flexibles”, declaraba Martínez. El Gigante Azul no tiene reparos en admitir que es el momento de dar pasos decisivos en una nueva etapa dominada por el código abierto.

Julia Bernal, directora general de Red Hat Iberia, conversa con Marta Martínez, directora general de IBM España, durante el IBM Think celebrado en Madrid

En ese dominio también se encuentra la inteligencia artificial, actualmente en una fase madura pero aún con un potencial enorme. No conviene, por tanto, diseñar una estrategia de negocio a medio plazo sin tener en cuenta el tsunami tecnológico que llega con la IA. Hay que adaptarla e integrarla cuanto antes, algo que mejorará la competitividad de cualquier tipo de organización, opere en el sector que opere.

La compañía MAPFRE era una de las que han detallado cómo han evolucionado gracias a la aplicación de las últimas tecnologías, especialmente la inteligencia artificial. Son destacables sus esfuerzos por contribuir a que la tecnología tenga sentido social y se canalice para reducir las brechas y lograr así una sociedad más justa, expresaba Antonio Huertas, presidente de Mapfre.

En este sentido entra en juego uno de los espacios que IBM ha dedicado al valor de la innovación en la sociedad, la iniciativa Call for Code y el concepto ‘tech for good’. Se trata de una llamada a la comunidad mundial de desarrolladores para que aporten soluciones que nos ayuden a estar mejor preparados para afrontar los desastres naturales. Más de 5.000 ideas aportadas por más de 180.000 desarrolladores  de todo el mundo y un ganador con acento español: el proyecto Prometeo, basado en tecnología de Internet de las Cosas e Inteligencia artificial para vigilar la seguridad de los bomberos mientras combaten las llamas.

Cada vez más cerca de la computación cuántica

Resolver en segundos problemas que llevarían cientos de años con la computación tradicional que conocemos hoy. Eso es lo que promete la computación cuántica, un verdadero cambio de paradigma para cualquier ámbito de la vida. Está basado en Cúbits (en inglés Qubits), las unidades de información que dan un paso más allá gracias a que pueden encontrarse en nuevo estado que combina el 0 y el 1 mediante la superposición cuántica. Es decir, podremos tener tres estados: [0], [1] o [0 y 1]. Se trata de un concepto abstracto que fabricantes como IBM o Google han conseguido simular.

A pesar de que durante los últimos años habíamos oído hablar de los avances conseguidos en este campo, lo cierto es que hasta ahora siempre había sido a nivel de laboratorio, con unas condiciones muy distintas, imposibles de replicar a nivel comercial. Pero esto está cambiando, tal y como explicábamos hace unos días al respecto de un artículo publicado en la revista Nature sobre “la supremacía de la computación cuántica”. Coincide en el tiempo con las demostraciones que IBM está realizando con su Q System One, capaz de expandir estos procesos más allá de las paredes del laboratorio de investigación.

Pues bien, durante el IBM Think, el Gigante Azul ha mostrado sus siguientes objetivos en el desarrollo de la computación cuántica, como es el caso de la reducción del “ruido”, que se genera en estos entornos. “Es nuestro mayor enemigo. Si no se eliminan esas interferencias, no será posible conseguir que un Cúbit lógico funcione a la perfección”, detallaba uno de los responsables de IBM.

Cálculos instantáneos de factorización, procesamiento de algoritmos de Inteligencia Artificial capaces de simular al cerebro humano o el estudio del comportamiento de los átomos y  moléculas son algunas de las aplicaciones prácticas que están en camino. Pero aún queda por hacer.

En esas está IBM, que ha decidido abrir la plataforma a la comunidad científica y de desarrollo para que puedan explorar alternativas y creen nuevas aplicaciones procesables en estas máquinas cuánticas. Es el caso del Qiskit, una plataforma basada en código abierto con su propio kit de desarrollo de software bajo el lenguaje de programación Python. Ya está disponible a nivel de investigación, educación y negocios. “Estamos en una fase de creación de comunidad para extender el uso de la computación cuántica, es la única forma de que estos entornos se conviertan pronto en una realidad”, finalizaba el portavoz durante una conversación con el que escribe.

El interior del primer sistema de computación cuántica de IBM que apunta a uso comercial (clic para ampliar)

La empresa cognitiva

IBM tiene claro que se está produciendo al mismo tiempo una transformación tecnológica, económica y social sin precedentes. Es algo que está dando lugar a la aparición de un nuevo modelo de empresas, que tienen las plataformas de negocio y los ecosistemas en su centro de gravedad. Gracias a eso es posible dar respuesta de forma ágil a los cambios en las expectativas de los clientes y poder interconectar de forma generalizada datos y servicios.

Para poder sacar el máximo partido de los datos es necesario aplicar las últimas tecnologías como la automatización o la inteligencia artificial, capaces de incorporar procesos de decisión tanto de cara a los clientes como de forma interna. Todo ello haciendo uso de una plataforma unificada en la nube, escalable y distribuida, “la única que puede dar respuesta a esa transformación”, tal y como resaltaba en su intervención Alfred Escala, VP de Soluciones Industriales y Desarrollo de Negocio de IBM. Esas organizaciones que aplican dichas tecnologías son las que el fabricante denomina “empresas cognitivas”. En un mundo tan exigente, es necesario llegar a ese nivel tecnológico y cuanto antes, mejor.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor