McAfee Labs ofrece sus previsiones en ciberseguridad para 2018

CiberguerraGestión de la seguridadSeguridadVirus

Las predicciones de la empresa estadounidense apuntan cuales serán las nuevas tendencias en ciberseguridad el próximo año.

McAfee ha presentado su informe McAfee Labs 2018 Threats Predictions, que expone las cinco tendencias clave en ciberseguridad que se deben tener en cuenta de cara a 2018.

El primer punto predice que a pesar de que el machine-learning ayudará a detectar y corregir vulnerabilidades, comportamientos sospechosos y ataques zero-day, tendrá también una parte negativa, ya que será de gran ayuda para los cibercriminales.

En ese sentido, los delincuentes cibernéticos lo usarán para potenciar sus ataques, aprender de las respuestas de defensa, neutralizar los modelos de detección y explotar las últimas vulnerabilidades descubiertas antes de que los defensores puedan parchearlas.

Otro punto interesante apunta que el ransomware evolucionará de la extorsión tradicional a nuevas tecnologías y objetivos, y señala que seguirá disminuyendo la rentabilidad de las campañas tradicionales de ransomware a medida que las defensas de los fabricantes, la educación de los usuarios y las estrategias de la industria mejoren.

De cara al próximo año el ransomware se centrará en objetivos menos tradicionales y más rentables, que incluyen individuos de alto poder adquisitivo, dispositivos conectados y negocios.

Asimismo, en McAfee indican que las aplicaciones serverless ahorrarán tiempo y reducirán los costes, pero también aumentarán las superficies de ataque para las organizaciones que las implementan

También pronostican que los fabricantes de dispositivos conectados para el hogar y los proveedores de servicios buscarán superar los reducidos márgenes de beneficio a través de la recopilación de nuestros datos, con o sin nuestro consentimiento, convirtiendo el hogar en una tienda corporativa.

Además, las organizaciones que recogen contenido digital creado por los más jóvenes podrán ver comprometida su reputación a largo plazo, ya que los padres se darán cuenta de los abusos corporativos del contenido digital generado por los menores, y serán más conscientes de las posibles implicaciones en el largo plazo de este tipo de prácticas para sus hijos.

“La recopilación a gran escala de información personal y contenido generado por los usuarios abre la posibilidad de que se haga un mal uso de esta información, se abuse de los usuarios y que sus datos se vean comprometidos”, afirma Vincent Weafer, Vice President at McAfee Labs.

Además, el ejecutivo comenta que “la llegada del GDPR hace que el 2018 sea un año fundamental para establecer cómo las empresas pueden anticiparse a estos problemas, respetando la privacidad de los usuarios, utilizando los datos de forma responsable y estableciendo límites respecto al tiempo que pueden almacenar estos datos”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor