Multa de 79 millones de euros a Glovo por incumplimiento de la “Ley Rider”

Además de la sanción se ha procedido a regularizar la situación laboral de 10.600 repartidores de Glovo, que pasan a ser empleados y no autónomos.

La Inspección de Trabajo ha impuesto una multa de casi 79 millones de euros a la empresa de reparto Glovo por infracción de la denominada “Ley Rider”, la normativa que obligaba a mantener contratados en plantilla como empleados a los repartidores, en lugar de que se encargasen de esa tarea como autónomos.

Además de la sanción se ha procedido a regularizar la situación laboral de 10.600 trabajadores de Glovo, que dejan de ser autónomos para quedar como empleados de la empresa. La sanción es consecuencia de la vulneración de los derechos laborales de los trabajadores además de la obstrucción que Glovo habría mantenido a la labor de la Inspección de Trabajo.

Se trata de una sanción récord que afecta a la principal empresa de reparto de España y llega más de un año después de la entrada en vigor de la normativa que regulaba los aspectos laborales en el sector, donde una gran mayoría de trabajadores operaban como autónomos siendo muy pocos los asalariados en plantilla de las plataformas de reparto como JustEat, Uber Eats o la sancionada Glovo.

La situación incluso llevó a algunas a cancelar su actividad en España, como sucedió con Deliveroo, que contaba con una flota de casi 4.000 repartidores a los que no fue capaz de asumir como asalariados.