Negar la disrupción es el peor enemigo del negocio

Workspace
altran

Altran lanza un estudio junto a DigitalES sobre la transformación digital en España que aporta una radiografía real en una veintena de sectores, y muestra quien ve el vaso medio lleno y quien medio vacío.

Como cada año desde hace siete, la ingeniería de servicios I+D Altran Consulting saca a la luz una monografía con ánimo de reflejar la realidad cambiante y en su caso ofrecer los consejos de cabecera oportunos en lo que sería una sesión de consultoría gratuita. El desencadenante suele ser un libro de esos best-sellers en el ámbito de las escuelas de negocio, y en esta ocasión ha sido la obra de David Guillebaud “Disruption Denial” la inspiradora del grupo de trabajo de Altran encabezado por Borja Gracía Canfrán, director asociado de Bussines Consulting.

No hay más vidas, esta es la partida que hay que ganar o el juego acabará para siempre. Asistimos a un fenómeno de negación de la disrupción digital, pero la amenaza es demasiado real como para ignorarla”, avisa Ana Mosquera, VP Communications Service Providers Europe del Grupo Altran. “Los sistemas TI tienen un papel clave, y aunque no se hable tanto de ello, es el backoffice, la parte oscura, la que posibilita que ese cambio sea real y se traduzca en un RoD (‘retorno en digital’) que se ayude a construir nuevos modelos de negocio y nuevas relaciones con los clientes”.

altran gameover 1

Del informe ‘Game Over: Transfórmate y gana la partida digital‘ se desprende una buena noticia: el futuro prima por primera vez sobre el presente, lo que ayudará a poner el tema de la transformación digital en perspectiva y en una hoja de ruta presupuestada (en la agenda en el 55% de las compañías encuestadas), ya que mayoritariamente las empresas consideran crítico el construir capacidades para habilitar nuevos modelos de negocio (65%) y mejorar la relación con el cliente (63%), frente a la reducción de costes (32%).

Sin embargo, hay aún una asignatura pendiente, y es la baja adopción de metodologías Agile (39%) que ayuden a llevar este cambio al mercado a tiempo. “No hay una receta infalible para abordar el cambio, lo recomendable es tener una planificación y acometer por fases para minimizar el riesgo y la resistencia”, apunta Mosquera, “pero desde luego en lo que no hay que caer es en la negación de la llegada de estas fuerzas disruptoras pensando que de lo contrario eso nos obligaría a aceptar el cambio de paradigma y tener que alterar la cuenta de resultados a corto plazo abordando la transformación digital”.

Igual que no se renunció a la electricidad a principios del siglo XX, pese a que España tuviera que lidiar con el Desastre del 98 y el resto de desastres de ese siglo que impidieron una plena industrialización hasta bien entrado los años 60, “no cabe hoy dar la espalda a la transformación digital, porque estaríamos perdiendo muchas oportunidades. Según el índice DESI [Digital Economic and Social Index], España es décima y está un poco por encima de la media europea (que en sí misma está muy alejada de las cifras de EEUU y China), con un 5,6% del PIB atribuible a la economía digital; sin embargo, según McKinsey, solo logramos capturar un 13,6% del valor generado”, explica Alicia Richart, directora general de DigitalES. “Sin embargo, somos el país europeo con mejores infraestructuras de telecomunicaciones de banda ancha, solo por detrás de Japón y Corea. Eso exige una reflexión, porque ya tenemos lo más costoso que es la palanca para el cambio del modelo productivo y de crecimiento económico”.

altran gameover

Efectivamente, en 1898 se podría comparar a España con un país emergente con una renta per capita de 3.000 dólares, hoy casi alcanzaríamos los 30.000 si no fuera por la última década perdida. “Es hora de perder el miedo y recuperar el tiempo perdido y abordar el futuro con criterios del siglo XXI y no del siglo XX”, concluye Richart. Volviendo al estudio de Altran, que este año cuenta con el apoyo de la patronal de las telecos pues en 2017 no se llegó por fechas (DigitalES se constituyó ese mismo año), se trata de una encuesta a 120 directivos del Ibex35, con cargos ejecutivos de CEO, CIO, CTO, CDO o CMO que ponen su experiencia real y “tractora “en el abordaje de los retos de la transformación digital en fase de producción. Se puede obtener completo en su web.

Esto va de empezar por el negocio y acabar en el cliente, no por empezar en el cliente y acabar en el negocio. Las TI debe ser el habilitador del viaje, y para ello primero hay que conocer dónde se encuentra cada uno para saber afrontar el cambio cultural; es distinto para una empresa tradicional que para una nativa digital”, comenta Borja García Canfrán, responsable del estudio, que se construye sobre diversos epígrafes y parámetros como: perspectivas y estrategias, actores del mercado y ofertas, factores clave de competitividad, inversiones, modelos operativos, seguridad, plataformas o servicios y funcionalidades.

Según las primeras conclusiones, la banca es el mejor referente para identificar ideas, iniciativas, casos de uso o mejores prácticas en transformación digital, mientras que el sector industrial es el que menor penetración digital presenta atendiendo al conjunto del estudio; sin embargo, son los proyectos de IoT los que están generando mayor impacto en los resultados. Algunos sectores como el del turismo, las empresas tecnológicas o los fabricantes de software presentan un grado más avanzado de digitalización en cuanto al modelo operativo, mientras de las empresas de los sectores del turismo, medios y operadoras son las que consideran que el profundo conocimiento de las necesidades del cliente es el objetivo principal que se pretende con la transformación digital.

La nube es utilizada como base de las infraestructuras para la transformación digital. El desarrollo de una arquitectura de APIs en la nube para conexión con otros sistemas o plataformas es la opción más importante para las empresas de medios, energía y banca, mientras que el desarrollo de una nube híbrida y desarrollo de aplicaciones en la nube es considerado igual de importante, impulsado por empresas de los sectores de seguros, tecnología y consultoras. Por su parte, otras nuevas tecnologías depende mucho del tipo de empresa, así como del sector industrial en el que opere. La Iinternet of Things es la más atractiva para operadoras de telecomunicaciones, suministradores de IT y de redes, industria y consultoras. Si añadimos retail a las anteriores, este conjunto forma la base del atractivo de la Inteligencia Artificial.

La opción mayoritaria para la inversión en plataformas es un paquete integrado, utilizando también componentes del tipo best of breed (‘mejor en su categoría’), principalmente en empresas de turismo, banca y operadoras de telecomunicaciones. Es significativo que la opción home made (‘hecho en casa’) solo la apoya muy minoritariamente algunas empresas de energía, seguros y medios, debido al coste superior que conlleva.

A pesar de que el punto de partida es diferente para una empresa con mucho legacy de una nativa digital, las compañías coinciden en la ambición de evolución de su modelo operativo en el tiempo, lo que indica su firme convicción por transformarse digitalmente en toda la cadena de produción, para lo que deben poner en práctica aspectos como el liderazgo transformacional o la agilidad en escala. En este caso sí se estimula a copiar de los mejores”, aconseja García Canfrán. “Es necesario entender los imperativos de la transformación digital a nivel de modelo operativo, capacidades y cultura, dado que de lo contrario solo estaremos acometiendo iniciativas con componente tecnológico sin impacto en el NPS (‘Net Promoter Score’), el modelo de relación con clientes o la habilitación de nuevos modelos de negocio”. 

altran gameover
De izqda a dcha: Ana Mosquera, Borja Gª Canfrán y Alicia Richart.

Resumen ejecutivo

  • 1. El futuro prima por primera vez sobre el presente: las empresas consideran crítico el construir capacidades para habilitar nuevos modelos de negocio y mejorar la relación con el cliente más que obtener ventaja competitiva con una potencial reducción de costes en su transformación IT.
  • 2. No obstante, las compañías permanecen con los pies en el suelo. Existen aspectos básicos de la gestión IT tradicional sobre los que todavía es necesario poner foco en la actualidad porque siguen siendo rentables.
  • 3. El grado de digitalización de las empresas españolas es bajo, pudiéndose catalogar incluso como “incipiente”, apenas alcanza a una de cada cinco empresas.
  • 4. Sin embargo, el uso de tecnologías que las empresas utilizan para la transformación digital IT, puede considerarse que está alineado con el que se realiza en otros países , en especial la virtualización de la infraestructura y la automatización definida por software.
  • 5. La banca es considerada como uno de los principales sectores para obtener inspiración y casos de uso para otras industrias aunque la sombra de los gigantes de Internet es muy alargada y la disrupción está asolo un golpe de clic para cualquier sector, en especial medios y operadoras.
  • 6. El esquema de roadmap preferido por las empresas se basa en una transformación gradual de conjuntos de sistemas antiguos, junto a una migración gradual de datos por segmentos de clientes. Pocos consideran el tirarlo todo y empezar de cero, o al margen del legacy.
  • 7. Las tecnologías emergentes o disruptivas todavía no generan impacto significativo en el negocio, salvo IoT, la cual es también considerada como la más atractiva en el corto plazo junto con IA. Sin embargo, el uso de Blockchain es aún escaso o nulo.
  • 8. La correcta implementación de las estrategias de nube, la integración, escalabilidad y flexibilidad de soluciones y plataformas así como la orientación al cliente son el grupo de factores clave para la transformación IT.
  • 9. Las inversiones en infraestructuras se centran en la Nube, la ciberseguridad y la optimización de sistemas IT.
  • 10. Para la protección de sistemas de misión crítica en el corto plazo, los ejecutivos consideran prioritarias las inversiones en cambio de modelo operativo (combinación de personal de seguridad con el de operaciones, así como mayor involucración de la dirección y equipos de desarrollo).
  • 11. Las inversiones para la creación de plataformas apuntan a la utilización de paquetes pre-integrados para evitar costes de integración conjuntamente con componentes del tipo best of breed.
  • 12. La seguridad debe garantizarse desde la base: las empresas consideran crítico el mantener actualizadas las herramientas de seguridad frente a opciones elevadas y una mayor operatividad entre el mundo on-premise y la nube. Se postulan cinco áreas foco en las que centrar los esfuerzos de financiación en seguridad, desde la gestión a los SecOps, desde la inspección del tráfico a la protección de la privacidad.

 

Lea también :
  • Altran
  • digitales