Redes sociales: ¿Debe permitirse su uso entre los empleados de una empresa?

EmpresasMarketingSocial Media
0 0 1 comentario

En el siguiente reportaje analizamos cual es la situación en el mundo corporativo en lo referente al uso de las redes sociales por parte de los empleados de empresas.

Permitir la entrada de redes sociales en las empresas puede ser un buen método para vincular a los empleados y que se sientan parte activa de la organización sin que haya que realizar desembolso económico alguno.

Como se recoge en una investigación elaborada por el Madison Performance Group, 2 de cada 3 trabajadores que están implicados con su trabajo y su empresa actúan como presciptores de la marca en internet y la pueden recomendar en redes sociales, con los beneficios que eso supine para esa compañía.

¿Influye de forma positiva el uso del social media en horas de trabajo sobre el rendimiento de los empleados?

Seguramente ese sea uno de los puntos más discutidos. Un reciente informe de la firma Evolv ha concluido que como norma general los empleados que utilizan las redes sociales presentan mayores índices de productividad, y también apunta que “cuantas más redes sociales se utilicen más productividad alcanzará ese trabajador”.

En concreto, el estudio determinó que aquellos empleados que se conectaban a Facebook, Twitter, LinkedIn o Pinterest, eran más efectivos al tratar con las llamadas de los clientes y lograron más ventas que los que no tenían presencia en redes sociales.

Como explica a Silicon News Miguel Ángel Rodríguez Oller, director de Comunicación Interna y Marca de IBM España, “las redes sociales no son algo ajeno al negocio, sino que, cada vez más, forman parte de la generación de negocio, tanto las redes internas, como la participación profesional en redes externas. Desde esa consideración, el uso de redes sociales alineado con el negocio es una fuente de productividad e innovación personal y organizativa y, por tanto, un factor favorecedor del rendimiento”.

Otros beneficios que aportan las redes sociales en las empresas

Ryan Holmes CEO de la herramienta de gestión de redes sociales HootSuite, defiende en un artículo reciente publicado en LinkedIn que las redes sociales “tienen la gran ventaja de que acaban con las jerarquías tradicionales en los lugares de trabajo”, ya que ponen al mismo nivel a los directivos que a sus empleados. Con el uso de herramientas como Twitter se puede dar el caso de que un trabajador contacte de forma sencilla con directivos de su compañía, algo impensable hace unos años.

¿Están abiertas las empresas al uso de redes sociales por parte de su empleados?

La realidad es que a pesar de lo comentado anteriormente todavía hay bastante recelo por parte de las empresas en ese campo. Los datos de una de una investigación realizada por la firma rusa Kaspersky Labs, concluyen que 3 de cada 4 compañías en España prohíben el empleo de redes sociales entre sus trabajadores.

En concreto, el 76% de las empresas en España impide a sus trabajadores acceder a redes sociales en la oficina, un porcentaje superior a la media mundial, que es del 40%, y que también está por encima del Reino Unido (50%) o Alemania (23%), que resulta ser uno de los países más avanzados en ese aspecto.

Un ejemplo de ese bloqueo en España, que puede aplicarse a muchas otras compañías, se encuentra en la empresa energética Iberdrola. Desde su departamento de comunicación comentan a Silicon News que “a pesar de que desarrollamos una política muy activa en redes sociales, nuestros empleados no tienen acceso a las mismas”, pero a su vez, hacen hincapié en que “actualmente, esta política está en fase de análisis por parte del departamento de Recursos Humanos”.

¿Es necesario que haya normas de acceso a redes sociales en las empresas?

Los expertos en Social Media inciden en que los empleados de una empresa deben recibir unas normas y pautas sobre cuál debe ser su forma de actuar en el ecosistema de las redes sociales. En ese sentido es conveniente que se instruya a los trabajadores para evitar riesgos reputacionales y de seguridad.

Sigue aquí

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor