Bridge-in-a-box lleva el WiFi sin límites al entorno industrial

MovilidadRedesRedes inalámbricas

El despliegue de redes locales inalámbricas siempre resulta complicado en entornos industriales. La tecnología Bridge-in-a-Box ofrece una solución para llevar el WiFi sin límites a estas instalaciones.

La conexión a la red local en entornos industriales es una necesidad palpable. La automatización de los procesos, la robotización de los almacenes, la gestión online de los pedidos, la monitorización remota de los sistemas de seguridad, por ejemplo, son realidades cotidianas en fábricas, naves y plataformas logísticas.

Sin embargo, las características de este tipo de instalaciones plantean una serie de dificultades que no siempre son fáciles de resolver. Los principales desafíos que hay que afrontar son, sin duda, la extensión de las instalaciones y la habitual dispersión de la actividad en distintos inmuebles. Con el fin de solventar estos problemas, Cambium Networks, proveedor de soluciones de redes inalámbricas, ha presentado el sistema ePMP Brigde-in-a-Box, que permite extender la conectividad entre naves industriales, fábricas y almacenes, pudiendo disfrutar de conectividad WiFi en cualquier punto.

Esta tecnología está preparada para conectar instalaciones separadas por una calle o incluso distancias mayores. El ePMP Brigde-in-a-Box ofrece una velocidad de transmisión de datos de hasta 200 Mb, por lo que es capaz de soportar servicios como cámaras de seguridad, accesos Wi-Fi o sencillamente extender la red de área local.

La solución lanzada por Cambium Network incluye dos módulos preconfigurados y empaquetados, que facilitan la operación plug-and-play con un kit de herramientas básico, pudiendo ser instalado en casi todos los escenarios industriales. Además, esta tecnología incorpora técnicas para la eliminación de interferencias, con el fin de garantizar un enlace de calidad superior. El sistema funciona en una banda de frecuencia sin licencia de 5 GHz y está disponible en todo el mundo.

De este modo, el sistema ePMP Bridge-in-a-Box hace que sea posible llevar una red local a un edificio remoto, extender un enlace Wi-Fi a una nueva ubicación o proporcionar una solución rentable a las redes CCTV. Además, soporta cualquier aplicación que requiera una extensión de red sin cables. “Bridge-in-a-Box permite, a usuarios con poca o ninguna experiencia, crear fácilmente un enlace que puede ofrecer hasta 200 Mbps, para crear una red de videovigilancia, transmitir datos en entornos de ‘fibra aérea’ o extender el Wi-Fi”, precisa Javier Gómez, director regional de la compañía para Mediterráneo y Sur de Europa.

Según explica, en las instalaciones industriales no es habitual disponer de acceso a internet, ya que éste suele estar localizado en una única dependencia, limitando su operatividad. “Con Bridge-in-a-box, el usuario puede extender el acceso a internet allí donde lo desee y crear diferentes punto de acceso WiFi que cubran todas las instalaciones, por grandes que sean, conectando todo tipo de dispositivos: ordenadores, equipos industriales, cámaras de vídeo vigilancia, Internet de las Cosas, etc.”,  afirma.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor