¿Cómo está respondiendo Salvatore Ferragamo al boom asiático?

Empresas

Asia representa ya el 50% de la facturación de Salvatore Ferragamo, pero sus sistemas TI no estaban preparados para asumir ese giro en el negocio.

Salvatore Ferragamo empezó su imperio zapatero en Hollywood: allí era en los años 20 uno de los zapateros preferidos de las estrellas. A finales de la década volvió a su Italia natal, con su experiencia hollywoodiense y conocimientos de anatomía que le permitían hacer zapatos que además de bonitos eran cómodos. En 1927 y en Florencia, nacía Salvatore Ferragamo como la empresa que es hoy día, un gran imperio del universo del calzado.

A lo largo de su historia la compañía ha tenido que enfrentarse a muchos retos: la crisis económica de los años 30, el crecimiento increíble de la firma en los 50. Y ahora se enfrenta al reto de responder a un nuevo mercado. La firma, unas de las clásicas europeas, ha descubierto el mercado asiático.

El 50% de las ventas de Salvatore Ferragamo proceden ya de los mercados emergentes asiáticos. El crecimiento en esta zona es increíble: por poner un ejemplo, sólo en 2010 la compañía abrió 10 nuevas boutiques en China. Y ni Asia es un mercado nada fácil ni el mundo del lujo, por exclusivo, es poco competitivo. La presión en el mercado de alta gama es muy elevada.

“En el altamente competitivo mercado internacional de bienes de lujo, estamos determinados a distinguirnos del resto, asumiendo el compromiso infalible de ofrecer un óptimo nivel de calidad y servicio”, explica en un comunicado Michele Norsa, CEO de Salvatore Ferragamo. “Para ello, tenemos que tener una visión completa y fiable de todos nuestros procesos de negocio, abarcando desde nuestras oficinas centrales en Italia hasta nuestras boutiques en China”.

La compañía se encontró en medio de este crecimiento con que sus sistemas TI estaban siendo sobrepasados: se habían diseñado para un número de tiendas menor  y estaban “luchando” por dar soporte al crecimiento importante en el número de establecimientos. La firma introdujo para dar respuesta a estos problemas el software empresarial de SAP, para responder tanto a las necesidades de back-office como a las de punto de venta. “Esta implementación nos ofrece un sistema estandarizado que proporciona cohesión a nuestra operaciones globales y nos ayuda a garantizar que continuemos ofreciendo la alta calidad que nuestros clientes esperan recibir”, señala Norsa.

Salvatore Ferragamo ha introducido SAP for Retail, que centraliza el control del stock; SAP NetWeaver Process Integration, que unirá los sistemas TI existentes con las nuevas soluciones, y SAP NetWeaver Business Warehouse, que mejorará la toma de decisiones con bases de datos más transparentes.

La primera de las oficinas de Salvatore Ferragamo en pasarse a las nuevas soluciones de SAP ha sido la corporativa de Hong Kong. En junio, entrarán en el nuevo sistema las tiendas de Hong Kong y Macau y las de Taiwán y China lo harán a finales de año.

“Sólo con una visibilidad global en tiempo real y la sincronización de sus operaciones internas, tales cadenas pueden cumplir con las nuevas expectativas” a las que tienen que responder las enseñas de lujo, apunta Agostino Santoni, director general de SAP Italia, que habla de “brindar experiencias de calidad a sus clientes, tanto en sus tiendas físicas como en sus plataformas de venta online”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor