El enfrentamiento entre Samsung y Apple no tiene fin

Empresas

La empresa surcoreana deberá pagar a Apple mil millones de dólares. Google, proveedor de Android, señala que “la mayoría de las reclamaciones no se relacionan con su sistema operativo”.

El juicio de las patentes entre Samsung y Apple ya tiene veredicto. Tras cerca de 22 horas de deliberación, el jurado popular del tribunal de San José (California) falló a favor de Apple, considerando que Samsung copió hasta seis patentes de los dispositivos de los de Cupertino; concretamente, algunos de los relacionados con la apariencia de los botones y la ampliación de pantalla a través del movimiento de los dedos.

Esta resolución, que la compañía surcoreana tiene intención de recurrir en los próximos días, condena a Samsung a pagar alrededor de mil millones de dólares (unos 800 millones de euros) en concepto de indemnización.

En los inicios del litigio, en 2011, Apple se desmarcó pidiendo más de 2.700 millones por la vulneración de su propiedad individual. Un año después ha conseguido que un tribunal le de la razón y algo menos de la mitad demandada. Por su parte, Samsung reclamó hasta 400 millones por considerar que los dispositivos IPhone e iPad “no eran muy originales”, aduciendo al uso de su tecnología relacionada con el 3G y el wifi. El jurado desestimó esta instancia.

Google, Microsoft y los mercados

Teniendo en cuenta el volumen de ingresos y ventas de terminales que maneja, Samsung no tendrá problemas en hacer frente a la cuantía que se le condena a pagar a Apple. Sin embargo, las consecuencias de la sentencia podrían hacer mucho daño al gigante surcoreano.

La condena deja entrever que Samsung deberá cambiar el diseño de sus dispositivos. De no ser así, la compañía se arriesgaría a no poder vender sus productos en Estados Unidos. Esto supondría un duro golpe económico, estratégico y moral; si bien, se estima complicado que el proveedor pueda dejar de operar en el mercado estadounidense.

Pero los problemas con acaban aquí. Samsung y Apple tienen más litigios sobre patentes repartidos por el mundo. Hace unos días, un tribunal de Corea del Sur condenó a ambas empresas a una multa por copiarse mutuamente. Australia, Alemania o Francia son otros países a la espera de juicios.

Esta disputa también tiene un invitado de excepción y un beneficiado por defecto. El invitado es Google, que es el proveedor del sistema operativo Android a los dispositivos de Samsung y cuyo diseño y funciones podrían variar para no incurrir en más demandas. No obstante, los de Mountain View han emitido un comunicado, que recoge The Verge, en el que señalan que “la mayoría de las reclamaciones no se relacionan con el sistema operativo Android […]. La industria móvil avanza rápidamente y todos los ‘jugadores’  estamos construyendo sobre las ideas que han existido durante décadas”.

El beneficiario es Microsoft, que puede aprovecharse de la lucha y ganar terreno perdido con el Windows Phone y con su renovado software Windows 8. El miedo a que Apple interponga más demandas puede provocar que los fabricantes con OS Android busquen otras alternativas. Y los de Redmon quieren estar ahí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor