El tormentoso camino de Groupon hacia Nasdaq

Empresas

Empezó la carrera como la firma que iba a superar a LinkedIn en un estreno 2.0 en bolsa y ha tenido que atravesar el desierto: Groupon arranca hoy cotizaciones en Nasdaq tras meses de idas y venidas.

Primero fue la salida a bolsa del año. Después un fiasco. En medio acusaciones de los críticos de la compañía de estar organizada como un esquema Ponzi (el nombre de una estafa conocida en medio mundo gracias a Bernard Madoff). Y al final una salida a bolsa que podría ser, sí, la entrada en mercados del año.

Groupon está en capilla para su estreno en Nasdaq. Cotizará con el ticker GRPN, a 20 dólares el título. Cuando faltan escasas horas para su salida a mercado, recuperar su camino hacia el toque de campana recuerda que la salida a bolsa puede dar muchos dolores de cabeza.

Todo empezó a principios de junio. Habían existido muchos rumores previos, se daba por sentado que la firma iba a entrar ya en cotización y que iba a ser la gallina de los huevos de oro para sus inversores. La firma iba a ganar 750 millones de dólares y se valoraba al total en nada más y nada menos que 20.000 millones. Groupon iba a batir en el terreno bursátil a LinkedIn, la primera firma 2.0 en entrar en cotización.

Eran los días de vino y rosas. Unos meses antes, se apostaba por 25.000 millones de dólares, como valor de Groupon. Los clones de la firma surgían como setas – siguen haciéndolo – y la compañía de Chicago parecía un valor seguro para arrasar en el primer día de mercado.

La debacle empezó a finales de julio, cuando el regulador de mercados estadounidense, la SEC, advirtió a la compañía sobre sus cuentas. La SEC quería números y métodos habituales para contabilizar gastos y beneficios y no la creativa manera en la que Groupon contabilizaba sus gastos en marketing y publicidad. La rúbrica “ingresos operativos por segmentos consolidados y ajustados” era demasiado exótica para el regulador, que obligó a Groupon a modificar la manera de presentar sus cuentas.

Tras solucionar este problema, Groupon se enfrentó a otro que nada tenía que ver con ellos. La situación del mercado bursátil no era la más adecuada, así que la firma canceló su roadshow en septiembre y decidió reorganizar su salida al mercado. Entre la volatilidad de las bolsas de medio mundo y la mala imagen que se había labrado con los tirones de orejas de la SEC, la compañía tenía mucho que repensar. Finales de octubre o principios de noviembre se convirtieron en las nuevas fechas para cotización.

Desde entonces, Groupon ha perdido a su COO, Margo Georgiadis, que volvía a Google, su anterior empleador, tras sólo cinco meses en Groupon (su predecesor había durado un año), y ha tenido que reconvencer al mercado.  En su roadshow de los últimos días ha dejado claro que renovará el 10% de su plantilla por comerciales más competitivos y que bajaría su inversión en marketing online.

Algo habrán hecho mella estas promesas en los inversores, porque la firma ha conseguido abandonar la horquilla de los 16 a 18 dólares con la que iba a salir al mercado y ha fijado los 20 como cantidad de estreno en bolsa. La pregunta ahora es cómo cerrará al final del día el valor novato. ¿Se disparará Groupon en su primera jornada o no convencerá al mercado?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor