“El sector tecnológico podría evitar muchos desastres medioambientales”

Empresas

La responsable de la Campaña de Tóxicos de Greenpeace, Sara del Río, afirma que ya están trabajando “sobre eficiencia energética con las empresas”

Greenpeace presentaba recientemente la segunda edición del “Ranking Verde de Electrónicos”, que resume la actividad de 18 de las principales compañías del sector en nuestro país.
Sony y su filial Sony Ericsson aprueban con una puntuación de 5,1 cada una, mientras el resto de fabricantes tecnológicos no pasan el examen en materia medioambiental.
Nintendo, Microsoft y LG son los tres fabricantes peor situados en este ranking verde, con puntuaciones que oscilan entre 0 y 3 puntos.
Aspectos como los residuos tóxicos en la fase de producción y fabricación, el ahorro energético o el reciclaje de sus residuos son algunos de los puntos clave de este ranking que pone de manifiesto el panorama actual en España.
Sara del Río, responsable de la Campaña de Tóxicos de la organización ecologista nos explica la situación en el mercado tecnológico español y las políticas de protección del medio ambiente de los fabricantes.


– ¿Qué criterios habéis tenido en cuenta para la puntuación de las empresas en el Ranking Verde de Electrónicos?
El ranking comenzó hace ya dos años, contemplando principalmente las sustancias químicas peligrosas y la responsabilidad de las empresas en cuanto a la generación de sus residuos. En el último ranking hemos planteado criterios sobre energía, tanto en la utilización de sus aparatos electrónicos, como el gasto energético que se tiene tanto en la producción como en el transporte y otras funciones.
– ¿Qué medidas de presión ejerce Greenpeace para un consumo responsable por parte de las tecnológicas?
Hemos estado trabajando sobre eficiencia energética con las empresas. Se les comunican los criterios y son ellas las que dan respuesta sobre sus políticas energéticas, lo que permite puntuarlas en el ranking junto con los demás criterios de residuos.
– Vistos los resultados que ha dado el ranking con un suspenso en la mayoría de las empresas energéticas, ¿qué opina sobre la colaboración de las empresas del sector con el medio ambiente?
Las respuestas por parte de las empresas han sido muy buenas y se han visto muchas mejoras. Hace dos años cuando comenzamos el ranking muchas estaban por debajo del 5; ahora encontramos que incluso aumentando los criterios, muchas empresas están llevando a cabo políticas medioambientales.
– ¿Es el sector tecnológico uno de los que más contaminan?
Es un sector bastante contaminante, pero por otra parte es un sector en expansión. Es uno de los que más incremento en producción tienen anualmente y en consecuencia, los residuos que generan son también mayores. Por ejemplo, en el aspecto de la fabricación, muchos residuos tóxicos acaban en China, en la India, e incluso África y Greenpeace intenta evitar estas situaciones.
El sector tecnológico podría evitar muchos desastres medioambientales todavía.


– ¿Cumplen por lo general las tecnológicas las normativas de medio ambiente?
Por lo que nosotros hemos podido comprobar, todas las compañías respetan la legislación de la Unión Europea, no hemos registrado ningún incumplimiento. Lo que sí es cierto es que la legislación aun no contempla muchas sustancias que tienen impacto para el medio ambiente. Además son sustancias que podrían ser sustituidas fácilmente, por ejemplo en el mercado de las videoconsolas.
Si estuviesen catalogadas como juguetes en lugar de como aparatos electrónicos, ciertos materiales no estarían permitidos.
– ¿Piensa que en España las tecnológicas contaminan más que en otros países o que impulsan menos políticas de protección del medio ambiente?
No tengo datos comparativos, pero sí es cierto que estamos muy retrasados en materia de legislación respecto a otros países respecto a residuos de aparatos electrónicos. Hay un porcentaje altísimo de empresas que todavía no se encuentran en el registro de Industria, que deberían estar inscritas desde finales de 2006.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor