Fin de la historia de desamor: Fujitsu se queda con la joint venture

Empresas

Después de idas y venidas sobre si la colaboración entre Fujitsu y Siemens estaba acabada, la ruptura se hace definitiva.

La joint venture de Fujitsu y Siemens ha tocado fondo.
Después de los rumores y desmentidos que mantuvieron entrenidos los mentideros empresariales a lo largo del verano, ambas compañías habrían llegado a un acuerdo que pondría punto y final a lo que empezó siendo una historia de amor y acabó convirtiéndose en desamor empresarial.
Finalmente, será Fujitsu quien se quede con la infraestrucutura conjunta. La japonesa pagará a la alemana 618 millones de dólares (poco más de 464 millones de euros), quedándose así con todas las acciones que Siemens tiene en la aventura común, según adelanta Efe recogiendo una información exclusiva de la agencia Kyodo.
La nueva, y única propietaria, se especializaría así en el mercado de equipos corporativos.
“Desde la perspectiva de Siemens, deberían estar contentos”, explicaba a Bloomberg un analista cuando la idea del acuerdo era un rumor casi cierto. “En este entorno, pueden estar satisfechos de deshacerse (de su parte) y de conseguir dinero por ello”.
Siemens ya había declarado a principios de octubre que sentía que había dado todo cuanto podía en el trabajo conjunto, cuando Lenovo se perfilaba como el comprador más plausible para la unión en crisis.
La compañía, líder en el mercado de infraestructuras TIC gracias a su colaboración con Fujitsu, está sumida en una situación compleja, arrastrando malos resultados económicos y viéndose obligada a reducir su plantilla.
La separación aportará un nuevo capital para sanear la firma, que podrá centrarse en su interés por liderar el mercado de PCs.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor