Intel responde a quienes les acusan de alimentar la guerra del Congo

Empresas

El conflicto por los minerales en la República Democrática del Congo ha salpicado a grandes fabricantes como Intel que necesitan estas materias primas para fabricar componentes.

Intel se ha visto directamente involucrada en el turbio conflicto por los minerales, que tiene lugar en la República Democrática del Congo. La compañía ha sido acusada de obstaculizar los esfuerzos de las autoridades por detener las importaciones de minerales provenientes de zonas de conflicto.

Según los manifestantes, que esta misma semana se han reunido en el campus de Intel Beaverton, la compañía sigue usando minerales importados del Congo y otros países en guerra para la fabricación de dispositivos, según informa el periódico local Oregon Business, que cubre las noticias de la localidad de Beaverton, donde está el campus de la compañía.

Empresas como Intel utilizan para fabricar ordenadores y procesadores minerales como el tungsteno, el tántalo o el estaño, que en muchas ocasiones se extraen de países que atraviesan conflictos civiles como el Congo.
Intel responde

Intel ha respondido a estas acusaciones asegurando que la compañía “comparte la profunda preocupación de muchos estadounidenses sobre el conflicto de los minerales”.

En este sentido, han señalado que “las actividades relacionadas con la obtención de minerales que alimentan el conflicto en la República Democrática del Congo son inaceptables” y que están “participando activamente en los esfuerzos para encontrar una solución”.

Además aseguran que han mantenido “durante más de un año conversaciones con las ONG y con la propia industria para la creación de soluciones viables” y que apoyan la iniciativa legislativa de EE.UU. para poner fin al problema.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor