Los negocios que llegarán de la mano de Google Glass

Empresas

Uno de los hitos tecnológicos que acogerá 2014 será la llegada al mercado de las Google Glass. Con ellas se abrirán nuevas vías de negocio a las que hay que estar atento.

Los corazones de millones de amantes de la tecnología se aceleraron cuando Sergey Brin, uno de los fundadores de Google, apareció el 5 de abril de 2012 en un evento en San Francisco luciendo unas curiosas y futuristas gafas con un único minicristal. “¿Qué es eso?” se preguntaron, para asentir sin salir de su asombro poco después al conocer que se trataba de unas gafas inteligentes: las Google Glass.

Este dispositivo es una de las apuestas más fuertes, decididas, pero también arriesgadas, de la empresa de Mountain View. No supone una innovación porque proyectos similares ya se han registrado. Es el respaldo de Google lo que hace que todos lo tomen en serio y presten tanta atención. ¿Y qué son las Google Glass? Unas gafas inteligentes de realidad aumentada, de visualización tipo Head-mounted display, que busca ofrecer al usuario toda información que podría encontrar en su smartphone, pero sin emplear las manos, mediante comandos de voz.

Sin duda, el objetivo de Google con sus gafas inteligentes es provocar, cuando salgan a la venta en 2014 a un precio estimado de 1.500 dólares, un terremoto en el sector tecnológico como el que supuso la llegada del primer iPhone. La mayoría de los especialistas se muestran cautos y expectantes, pero no es el caso de Alexis Martínez, creador del blog Gglassday, que resalta una diferencia por la que la que él cree que será un gran éxito: poder mirar a nuestro alrededor.

“(Con las Google Glass) No tenemos que agachar la cabeza y estar pendiente de una pantalla, sino que tenemos que levantar los ojos arriba y mediante comandos de voz podemos realizar cualquier acción, como la de sacar una foto. Google Glass viene a recuperar lo que hasta ahora hemos perdido con el smartphone: poder mirar a nuestro alrededor, tener las manos libres y seguir estando conectados”, afirma este joven periodista.

Como con cada nuevo invento o descubrimiento transgresor y revolucionario, con las gafas de Google se abren nuevas vías de negocio.

Empresas de desarrollo de apps

Precisamente los desarrolladores particulares y las empresas de desarrollo de aplicaciones son uno de los elementos que más se verán afectados con su llegada. Antes incluso de comprobar si las Glass serán un éxito o una moda pasajera, ambos tendrán que estar preparados para preparar productos buenos que estén disponibles y den un valor extra al dispositivo. Desde el pasado 15 de abril, día en el que Google publicó la Mirror API, ya pueden trabajar en ello.

Se encontrarán con algunas limitaciones iniciales, eso sí. Por ejemplo, Google ha impuesto prohibiciones tales como que las apps sean de pago o que incluyan anuncios. Algunas voces autorizadas de Mountain View aseguran que esto política podría cambiar más adelante. Por ahora, lo que sí está permitido son las compras dentro de las aplicaciones.

“Los desarrolladores serán una parte importante de que Google Glass tenga éxito o no, tal y como sucedió en su día con iPhone”, asegura Alexis Martínez.

Realidad aumentada

Uno de los factores con los que más se han fantaseado alrededor de las Google Glass es la realidad aumentada, y digo “fantaseado” porque a la hora de la verdad pocos han decidido apostar por este elemento.

En este elenco de valientes está Fancy, una red social en donde se potencia la compra-venta de productos originales y con estilo, que es lo que promueven sus creadores. Esta app ha desarrollado una versión para Google Glass muy prometedora. Un usuario con este dispositivo y la referida aplicación enfocará unos zapatos, un cuadro o un artículo de bisutería, y de inmediato Fancy iniciará una búsqueda de productos similares en su base de datos. Con los resultados sobre la lente de sus gafas inteligentes, podrá indicar que le gusta alguno o incluso comprarlo.

La realidad aumentada es un campo con enormes posibilidades, pero para que los propietarios de unas Google Glass puedan explotarlas los desarrolladores deben dar el paso y arriesgarse. Es el caso de la compañía española Droiders, que cuenta con la licencia exclusiva para desarrollar aplicaciones destinadas a las Glass. Ubicada en Murcia, ya tiene terminada la app ‘Glassters OCR’, que hace posible que personas invidentes reconozcan palabras sin tener que emplear el código Braille.

Accesorios externos

Otro de los frentes abiertos que ofrecen muchas opciones de negocio es la creación y comercialización de productos accesorios a las propias Google Glass. Si con los smartphones podemos incorporar carcasas, lentes para las cámaras o dispositivos para realizar mediciones mientras practicamos deporte, con las gafas los primeros “inventos” van encaminados hacia elementos que faciliten su uso, como pueden ser unos auriculares o un mando a distancia.

En este último ejemplo existe la referencia de la iniciativa española Remotte. Juan Carlos Ramiro y Diana López, dos emprendedores residentes en la localidad extremeña de Fresnedoso de Ibor, decidieron poner en marcha este proyecto después de que él (cerrajero de profesión) tuviera un sueño en el que se percataba de la necesidad de un mando a distancia para la Google Glass. Registrada la patente, elaboraron un primer prototipo que ofrece la posibilidad de gestionar con mayor facilidad las apps y las funciones de las gafas nacidas Mountain View. Ahora buscan financiación mediante Kickstarter para hacer realidad una producción a mayor escala de estos mandos.

Medicina

Sin duda, uno de los sectores donde más partido se podrá sacar de las Google Glass es en la medicina. Un cirujano que lleve un modelo durante una operación podrá ofrecer una visión excepcional e inimitable a otros colegas para que le aconsejen, o a los alumnos de alguna facultad para que “vivan” una intervención prácticamente en directo. Este último ejemplo se tornó en realidad hace un par de meses en la Clínica Cemtro durante una operación de rodilla: desde 265 lugares del mundo, como universidades, hospitales o sociedades médicas, se conectaron al streaming que el doctor Pedro Guillén realizaba desde sus gafas inteligentes.

Los beneficios para la salud de los pacientes son incuestionables. “Imagina que están operando a una persona y el cirujano no sabe si actuar de una forma u otra. Realiza una videollamada con otro cirujano que se encuentra en otro país y éste ve lo que ve el que está operando”, expone Alexis Martínez.

Medios especializados

Los medios y blogs especializados en las Google Glass han florecido a raíz de que la compañía de Mountain View diese a conocer al mundo este dispositivo. Es el caso de Gglassday, un blog en español que ofrece información sobre las gafas inteligentes. Liderando el joven equipo que crea todos los contenidos temáticos está el ya citado Alexis Martínez, que tiene una visión clara sobre este dispositivo: “Las personas no saben de lo que se puede hacer con Google Glass hasta que prueban el dispositivo. Bien es cierto, que podemos leer y ver vídeos en Youtube de diferentes funciones (hacer fotos, videollamadas, GPS, etc..) pero Google Glass va más allá de realizar las funciones “básicas” que hace un smartphone hoy en día”, asegura.

“Pienso que el dispositivo ha abierto un abanico de posibilidades de lo que se puede hacer con ellas y esas posibilidades, funciones o como quieras llamarlo están en mano de los desarrolladores y ellos serán una parte importante de que Google Glass tenga éxito o no, tal y como sucedió en su día con iPhone.

Formación

Otra de las líneas de negocio que abrirán con la comercialización universal de las Google Glass será de los diferentes cursos enfocados a usuarios como a profesionales. Estos últimos irán especialmente enfocados a los desarrolladores de aplicaciones que quieran volcarse en este nuevo dispositivo. Un ejemplo es la UCAM, que ya ha organizado la realización de un curso estas características para la segunda semana del presente mes de diciembre.

Y muchos más…

Exponer todos los sectores que pueden abrir vías de negocio con las Google Glass se antoja como algo imposible. La industria musical y cinematográfica, empresas del sector turístico (con el desarrollo de la realidad aumentada en las guías), las retransmisiones deportivas (con la introducción de un nuevo punto de vista como puede ser lo que ve el árbitro en juego),… La lista es interminable porque las oportunidades que ofrecen estas gafas son extraordinarias.

“Se me ocurre uno, aunque seguramente salgan más. Ese negocio es el de tener un profesor-entrenador personal. ¿Cuántos hoy en día miramos un vídeo en Youtube para ver cómo se hace una cosa? Con Google Glass tenemos la misma opción, pero con la ayuda de la realidad aumentada podemos tener unas manos imaginarias que nos indiquen cómo realizar dicha función. Google ya ha dado el primer paso con Helpouts que une los Hangouts de Google+ con la sabiduría de las personas”, explica Martínez.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor