Más pasos en la política mundial para frenar la evasión de impuestos de las tecnológicas

Empresas

La OCDE planea un paquete de medidas para poner fin a los grandes beneficios de las compañías en paraísos fiscales y con prácticas fraudulentas.

Poner fin a la evasión de impuestos, promover la transparencia y acuerdos de comercio para evitar que se vuelvan a producir casos como los que han protagonizado Google, Apple y Amazon a uno y otro lado del Atlántico.

Éste fue uno de los pilares de la última cumbre del G8 celebrada el pasado mes de junio por los máximos representantes políticos de los países más industrializados del mundo.

Por otro lado, recientemente, los países de la Unión Europea se han comprometido a aumentar el intercambio de datos bancarios para evitar la fuga de impuestos.

Si bien en el contexto europeo todas las miradas están puestas en la política fiscal de Irlanda, el país no se ve a sí mismo como un paraíso fiscal, aunque las empresas TIC más importantes se establecen allí por su laxo régimen tributario.

Ahora, según ha sacado a la luz Reuters, los gobiernos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) abordan en un borrador una serie de lagunas tributarias utilizadas por los gigantes tecnológicos en el marco de una iniciativa internacional para combatir la evasión tributaria corporativa.

El plan busca que los miembros del G-20, entre ellos algunos países pertenecientes a la OCDE, acuerden cambios específicos a las reglas tributarias internacionales en uno a dos años.

“Las normas tributarias nacionales e internacionales deberían ser modificadas para alinear con mayor detalle el destino de las ganancias con la actividad económica que genera esa renta”, ponde de manifiesto el borrador, que reitera las declaraciones hechas el año pasado por políticos de Estados Unidos y Europa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor