“Para que la estrategia en I+D dé sus frutos hay que planificar y dar libertad a quienes la desarrollan”

Empresas

Antonio M. Pérez, de Kodak, ha pasado gran parte de su carrera en HP, donde contribuyó a una de las grandes fortalezas de la compañía: la impresión e inyección de tinta.

Cristina Garmendia, Ministra de Ciencia e Innovación, ha sido la encargada de presentar a Antonio M. Pérez, presidente y CEO de Kodak y miembro del Consejo sobre Empleo y Competitividad de Barack Obama.

Garmendia ha subrayado la “brillante trayectoria” del ponente, sobre todo atendiendo a un sector donde “los liderazgos son efímeros”. Para la ministra su trayectoria es un ejemplo de excelencia y valentía. “Antonio quiso asumir un nuevo reto que otros no hubieran querido asumir por su dificultad”, ha dicho.

Este reto al que se refiere Garmendia no es otro que la reconversión de Kodak, que ha pasado de ser una compañía dedicada al negocio analógico a ser una empresa que apuesta por lo digital, con la I+D como punta de lanza.

Kodak pasó por la teoría del cisne negro que se refiere a los acontecimientos inesperados por los que pasó la compañía cuando lo digital fue cobrando fuerza. El 95% de la plantilla de Kodak trabajaba en el negocio de la película. Con el cambio de modelo, Pérez se enfrentó a una reducción de la plantilla de hasta 50.000 trabajadores, algo que costó a la compañía 4.000 millones de dólares.

Pérez era muy consciente de que la reconversión habría tener en cuenta necesariamente la inversión de dinero en nuevas líneas de negocio, para lo que consiguió 300 millones en royalties de gigantes como Sony, Nokia o Motorola. “Les llamé para decirles que me debían dinero”, ha bromeado Pérez.

En este sentido y a pesar del enorme reto al que se enfrentaba, el asesor de Obama ha asegurado que cuando le propusieron dirigir Kodak no dudó ni un instante. “Me sentía como un niño en una tienda de juguetes”, ha señalado. El amplio portfolio de patentes animó a Pérez a asumir el cargo y el posterior proceso de renovación.

La culminación de sus planes se extiende hasta 8 años, uno más de lo esperado en un comienzo. “Nadie me avisó de lo que ocurriría en 2008”, ha dicho.

Actualmente la empresa cuenta con 20.000 empleados y de las 14 fábricas de películas ha pasado a tener 2. La patente de la cámara digital se atribuye a la compañía que se ha visto obligada a hacer un giro de 180 grados hacia lo digital y nuevas líneas de negocio. Pérez ha explicado que para esto es indispensable impulsar la investigación y el desarrollo.

“Para que la estrategia en I+D dé sus frutos hay que planificar y dar libertad a quienes la desarrollan”, ha señalado. En la misma línea ha querido subrayar la importancia del talento como valor de los países en el contexto de crisis actual. “El capital intelectual es lo único que nos diferencia”, ha alertado.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor