¿Qué supone la entrada de Telefónica en el mercado eléctrico?

EmpresasOperadoresRedes
0 0

Las operadoras de telefonía empiezan a interesarse en la venta de electricidad. Telefónica venderá luz a grandes clientes corporativos y PepePhone quiere llegar al usuario doméstico.

La liberación del mercado de las energías ha hecho posible que varias comercializadoras puedan vender electricidad. Pese a este movimiento para tratar de introducir mayor competitividad en este mercado, son las propias comercializadoras de las grandes compañías eléctricas las que copan el mercado.

La pasada semana conocimos que Telefónica comenzará a vender electricidad, como recogía Cinco Días. El operador de telefonía articulará esta actividad a través de su filial Telefónica Soluciones de Informática y Comunicaciones de España, dedicada al desarrollo de soluciones tecnológicas de eficiencia energética. Esta compañía cubre tanto sus necesidades propias como las de grandes clientes corporativos y administraciones públicas.

La empresa ofrece este servicio esencialmente a grandes clientes que tiene un alto consumo de energía. Ya ofrecía la telegestión de infraestructuras y ahora, con la entrada en el negocio eléctrico, también podrá comprar y vender electricidad para completar su oferta de soluciones en pos de la mejora en la eficiencia energética, ofreciendo una solución completa de gestión de la energía.

¿También para el usuario doméstico?

La llegada de la compañía al mercado eléctrico quizá no responda tan sólo a la necesidad de aportar una solución energética integral a sus grandes clientes, sino que también puede tratarse de una manera de diversificar su negocio. El aumento de la competencia en las telecomunicaciones, tanto en telefonía fija como móvil, ha ido arañando la cuota de mercado de Telefónica. Además, esa misma competencia ha obligado a rebajar tarifas, por lo que sus cuentas también se han visto afectadas.

Aunque la empresa no ha apuntado nada al respecto, su desembarco en el mercado eléctrico a través del suministro a grandes clientes podría ser una aproximación para acceder más tarde a los hogares. Telefónica podría vender su electricidad a cualquier usuario interesado en sus tarifas.

No obstante, sabemos que la liberalización de este mercado apenas ha traído movimientos. Sobre todo porque las diferencias entre las tarifas que ofrecen las comercializadoras son casi irrelevantes. Además, el consumidor tiene enormes dificultades para comprender el recibo de la luz y la maraña que conforma el entramado de empresas que intervienen en el sector -productoras, distribuidoras y comercializadoras-. Todo ello desincentiva la búsqueda de alternativas por parte del usuario, muy al contrario de lo que sucede con sus contratos de telefonía fija y móvil e internet.

El punto fuerte de Telefónica en este ámbito sería su gran base de clientes. Igual que ofrece paquetes integrales, que incluyen conexión a internet, telefonía fija, telefonía móvil y televisión, ¿por qué no completar esos packs con electricidad, incluyendo descuentos especiales a sus usuarios? Sería un paso muy lógico y la venta cruzada de electricidad parece relativamente sencilla para la compañía. Además, seguro que el usuario residencial lo acogería muy bien si así consigue mejores tarifas.

La entrada de un actor como éste podría traer cierto dinamismo al sector, aunque parece poco probable que la compañía marque grandes distancias en un mercado donde apenas hay ligeras variaciones de precio en la oferta de los distintos operadores. Telefónica no es una empresa con un perfil rupturista o agresiva en precio, por lo que no es previsible que agite demasiado el mercado con tarifas muy diferentes de las que ya ofrecer el resto de compañías del oligopolio energético.

Otras alternativas

Telefónica quizá no sea un operador llamado a remover el ‘establishment’ del sector eléctrico, pero puede que PepePhone sí tenga un discurso más rompedor. El operador OMV ha mostrado interés en este negocio, pero todavía no sabemos cuándo podría empezar a vender luz. La noticia surgió a finales del pasado año, cuando Pedro Serrahíma, director general de la compañía, respondió a un usuario en Twitter que preguntaba acerca de la posibilidad de que la empresa ofreciera electricidad. “Estamos en ello”, contestó el directivo.

Según recabó AdslZone, PepePhone lleva trabajando en el desarrollo de estos planes desde el pasado verano. Esta actividad se articulará a través de una nueva empresa, con la denominación PepeEnergy, que ya está registrada en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Según plantea ElConfidencial, más que una revolución en los precios, la propuesta Pepephone supondría una nueva manera de hacer las cosas y de relacionarse con el cliente, aprovechando el descontento de los consumidores con la transparencia de la factura para impactar en el mercado. Este operador se caracteriza por ofrecer a sus clientes información totalmente detallada en las facturas, Si traslada esta filosofía al recibo de la luz, responderá a una de las principales quejas de los usuarios.

Y no es la única iniciativa en la que convergen la oferta de electricidad y la telefonía. Knet Comunicaciones comenzó ofreciendo internet y teléfono fijo a clientes empresariales y particulares, pero ahora también permite contratar electricidad.

También hay empresas que han transitado el camino inverso. Audax Energía ofrece luz, gas, telefonía fija, móvil y ADSL, aunque comenzó con la energía. Como informaba El País, la compañía inició actividad como comercializadora de luz y gas, trabajando esencialmente con grandes consumidores, comercios, pymes y administraciones. Ahora pretende hacer crecer su negocio aumentando su penetración en  los hogares; y aquí es donde entra en juego la oferta de telefonía.

Audax ve en la telefonía una oportunidad para llegar al cliente doméstico. La empresa opera a través de una red de ventas conformada por comerciales que no sólo ofrecen los productos de luz y gas de su compañía, sino que son multicartera. La telefonía es un ‘producto gancho’, que permite que sus comerciales puedan generar venta cruzada, haciendo que la prescripción de su oferta les resulte más interesante. Además, diferencia a Audax de su competencia, que sólo ofrece luz y gas. La compañía opera en el ámbito de las telecomunicaciones como Banana Phone.

Aunque todavía se trate de tímidos movimientos, quizá estemos ante los primeros pasos para el desarrollo de una competencia real en el sector eléctrico. Las continuas subidas de tarifa y la polémica acerca de la fijación del precio de la electricidad han hecho que el consumidor esté muy sensibilizado, por lo que cabría esperar cierta receptividad del usuario ante nuevas alternativas. En cualquier caso, habrá que estar atentos a la implantación de la reforma del sector eléctrico promovida por el Gobierno.

Y también debemos seguir el desarrollo de iniciativas como las auspiciadas por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ya ha puesto en marchan sendas compras colectivas de electricidad y de telefonía móvil con el fin de lograr una oferta más ventajosa para los usuarios que se inscriban a estas subastas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor