El sector TIC no para en verano

EmpresasGestión EmpresarialStart-UpTrabajo

Aunque el ritmo de trabajo desciende en España en verano, vivimos en un mundo globalizado y las empresas tecnológicas no dejan de trabajar durante estos meses.

Mientras que la mayor parte de los acuerdos y contrataciones quedan en ‘stand by’ durante los meses estivales, un buen puñado de irreductibles empresas se niega a frenar su actividad.

Las compañías españolas cada vez son más internacionales, como demuestra el aumento de las exportaciones y el cambio de tendencia en la balanza comercial de nuestro país. Además, vivimos en una era de economía globalizada, por lo que hay muchas empresas que no pueden permitirse el lujo de ‘echar el cierre’ en los meses veraniegos. Y más aún en el sector tecnológico, en el que buena parte de los negocios se realizan en Estados Unidos.

Sin embargo, lo cierto es que todos apreciamos el descenso del ritmo de actividad durante este periodo. “Desde el 15 de junio y hasta el 15 de septiembre, las empresas españolas se ponen en modo de ‘servicios mínimos’. Son 15 días en junio para prepararse. El 50% de la plantilla se va en julio; y el otro 50%, en agosto, por lo que no se toman nuevas decisiones, no se intenta vender o comprar, no se mejora y se entra en periodo de subsistencia. Esa es la razón de que haya ciudades que prácticamente se vacíen en verano. Por ejemplo, si cogemos cualquier servicio público en España, como Correos, veremos que en verano las oficinas están abiertas sólo el 50% del tiempo. Y así ocurre con todo. En el B2B, nuestro sector, el parón es total. Cualquier comercial con experiencia puede decir que son meses imposibles. Las empresas tienen que saber que no pueden depender de terceros en ese momento si quieren seguir trabajando”, asegura Jon Oleaga, CEO de VisualBox.

Miguel Fernández Lapique, cofundador de Imaste, coincide en que “se nota en todos los sectores, ya que la gente tiene unos días de vacaciones que ha de utilizar”. Según explica, “en general, todas las empresas prefieren que esos días se tomen en verano, cuando la actividad es más relajada. Y también está todo muy parado a nivel comercial porque siempre hay alguien en la cadena de decisión del cliente que está de vacaciones, por lo que no se toman grandes decisiones”, explica.

En la misma línea, Miguel Ángel Díez Ferreira, CEO y fundador de Red Karaoke, afirma que “agosto sigue siendo el mes donde todo se para en España”, admitiendo que “también ocurre en el sector tecnológico, aunque en menor medida que en otros”. Así, reconoce que “hay menos movimiento en temas publicitarios, en los medios de comunicación y, sobre todo, en propuestas de negocio. El movimiento en España se para y dejan de llegar emails y llamadas”

Y es que es difícil vencer algunas inercias. “Supongo que es por tradición. Es difícil cambiar las costumbres”, comenta el CEO de Red Karaoke. En este sentido, Oleaga indica que “en España, el periodo de descanso de los hijos del colegio y el buen tiempo hacen que todo el mundo asuma que julio y agosto sean los meses de descanso. Y cuando es asumido por la mayoría, todo se detiene ‘y no pasa nada’. Pero en realidad si pasa. Competimos en un mercado global y no local, como hace 30 años. Mientras España se para, el resto de los países sigue avanzando”.

Estados Unidos sigue en marcha

Pese a que el pulso empresarial disminuya en nuestro país en verano, esta situación no se reproduce de igual modo en todos los mercados. “En el resto de Europa también ocurre, pero en el caso de España es extremo. En California no se nota nada. Es como marzo en España. Los servicios funcionan igual, las ciudades no se vacían, las empresas siguen respondiendo”, asegura el CEO de VisualBox.

Fernández Lapique coindice en que “en Europa es prácticamente igual que en España, con la excepción del Reino Unido, aunque levemente. En Estados Unidos hay unos ritmos de trabajo distintos y menos días de vacaciones, pero es muy habitual tener calls durante el verano con americanos que están trabajando desde casa con los niños. Por otro lado, nuestro verano es un periodo de mucha actividad en países como Chile o Argentina.

Asimismo, el CEO de Red Karaoke señala que “en Estados Unidos se nota muy poco. La semana del 4 de julio y poco más. Quizá hay algo menos de actividad, pero se sigue haciendo negocios. Además, agosto es un mes muy fuerte para nosotros por el invierno austral. Las ventas y la actividad se trasladan a países del cono Sur, como Brasil, Australia, Argentina, Indonesia o Chile, por citar algunos”.

¿Cómo aprovechar el verano?

Como no se puede parar, es una buena ocasión para llevar adelante algunas iniciativas que cuesta más sacar adelante a lo largo del año, en el fragor del día a día. “Es el momento ideal para hacer desarrollos internos o establecer nuevos procesos”, anota el cofundador de Imaste. Por ejemplo, su compañía se dedicará este verano a implementar un nuevo software de automatización de marketing, un CRM. Además, aprovechará para preparar dos grandes proyectos, “uno en Chile, que entregamos en agosto; y otro en Perú”, precisa Fernández Lapique. No obstante, hace hincapié en que se fomenta que el equipo coja vacaciones. “Primero, porque hay que recargar las pilas. Y segundo, porque para la empresa es mejor hacerlo en julio y agosto que en pleno pico de actividad en octubre o marzo”.

El CEO de VisualBox explica que su compañía usa el parón para desarrollar y mejorar su plataforma. Además, el propio Oleaga tiene previsto viajar a Estados Unidos y aprovechar estos meses de menor actividad en nuestro país para tratar de establecer relaciones comerciales. “La idea es seguir buscando clientes por allí. En Estados Unidos, los contratos se siguen firmando. Se sigue comprando y vendiendo. Y lo más importante, te siguen recibiendo en las empresas, porque se toman decisiones igual que en el resto del año”, especifica.

Por su parte, Díaz Ferreira señala que este parón permite que su compañía se enfoque en la actividad en el exterior. “La verdad es que nos viene bien tener algo menos de ‘ruido’ para estar más concentrados y ser más eficientes. Este es nuestro caso, al tener clientes de todo el mundo, no podemos parar en verano. Nuestro karaoke online está abierto todos los días del año, las 24 horas. Tenemos que seguir añadiendo karaokes a nuestro catálogo, hay que dar atención a clientes, seguir cerrando acuerdos o haciendo desarrollos… No hay mucho que podamos hacer al respecto, salvo organizarnos para seguir funcionando. Al que le gusta cantar, le da igual el mes del año que sea”, afirma.

Así, hay que tomar las medidaas oportunas para que el servicio no se resienta. “Lo que hacemos es distribuir las vacaciones de los empleados a lo largo del año, de forma coordinada para no dejar ningún departamento ‘en cuadro’. Aparte, en verano traemos algún becario para echar una mano y, de paso, que aprenda el funcionamiento de la empresa por si le podemos ‘fichar’ después. Y los que se van de vacaciones siempre están disponibles, por si surge alguna urgencia. Como todo funciona online, no hay problema por trabajar a distancia si es necesario. También programamos con tiempo ciertas tareas, como la subida de nuevos karaokes, los lanzamientos de nuevos desarrollos o las campañas, para que sean fáciles de ejecutar sin que esté todo el personal en todo momento. Aunque en agosto estamos menos de los habituales, los usuarios y clientes no lo notan en absoluto. De hecho, para nosotros agosto es uno de los mejores meses del año en ventas”, declara.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor