Tim Cook se pone al frente de Apple

Empresas

La baja de Steve Jobs ha precipitado su gran estreno mediático como la cara visible de la empresa de Cupertino.

Con el estado de salud que más preocupa a Wall Street pendiente de rumores y fuera de la escena empresarial, Tim Cook toma las riendas de la segunda empresa del mundo en capitalización bursátil. Sin embargo, el movimiento tiene más de simbólico que de operativo. De hecho, Cook ya maneja en buena parte el devenir de Apple. No es el CEO, con lo que esas siglas implican, y tampoco es el favorito de los medios, pero Cook ya supervisa las grandes operaciones de Apple desde hace algún tiempo.

El que la revista Fortune definiera como un “workaholic” sabe mejor que nadie, salvando a Steve Jobs, lo que Apple significa. Trabaja en la empresa desde 1998 y, a juzgar por sus declaraciones, es muy consciente del poder de la firma y de las implicaciones de la salida provisional de Steve Jobs.

La última vez que se vio en una tesitura semejante fue hace casi dos años, cuando el CEO se apartó de su labor debido a su última baja médica hasta la fecha. Por aquel entonces, Cook ya dio muestras de saber perfectamente lo que se espera de Apple: “Creemos que estamos en el mundo para hacer grandes productos y eso no va a cambiar”, prometía decidido en su discurso. “Estamos innovando constantemente. Creemos en lo sencillo, no en lo complejo. Creemos en decir no a miles de proyectos para poder centrarnos en los pocos que son realmente importantes”.

Pero aunque hasta hace poco sus labores se han mantenido en la sombra (y en las nóminas: Cook cobró, entre sueldo base y primas, 59 millones de dólares en 2010), su labor de representación de la marca cada vez es más frecuente. La semana pasada representó a Apple en el anuncio del iPhone para Verizon, y también se le pudo ver en el evento “Back to the Mac” del pasado octubre, aunque su especialidad son los repartos de dividendos. La baja médica del CEO de Apple podría precipitar su salida a la palestra, que, a juzgar por la estrategia de la compañía, era inevitable.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor