El confinamiento por la COVID-19 consigue que se recupere el mercado del PC

MovilidadPCPortátilesWorkspace

Sin duda 2020 va a ser un año que ocupará un destacado lugar en la historia, y uno de los apartados en los que se recordará tendrá que ver con los cambios en las modalidades de trabajo, cuando la presencialidad cedió terreno al teletrabajo. Curiosamente una de las consecuencias de la pandemia ocasionada por la COVID-19 ha sido un importante incremento de ventas de ordenadores.

Cuando muchos daban por perdido el mercado del PC, y tras una década de ventas indefectiblemente más bajas un ejercicio que el anterior, la curva ha experimentado una inesperada curva ascendente derivada del obligado cambio de hábitos asociado al confinamiento por la pandemia causada por el coronavirus.

Algunos incluso habían acuñado (consolidándose) el término “era post-PC” para describir el momento en que nos encontramos desde hace unos diez años, cuando cayeron en general las ventas de ordenadores (esencialmente los equipos de sobremesa en el ámbito doméstico) mientras ascendían imparables las ventas de smartphones (y algo menos las de tablets).

Teletrabajo y educación online han potenciado las ventas de PC alcanzando cifras en torno a 80 millones de unidades en el tercer trimestre de 2020, según indican sendos estudios de las consultoras ICD y Canalys. En concreto esta última estima en 79 millones de unidades estas ventas mientras que la primera indica que serían 81 millones. En estas cifras se incluyen tanto equipos de sobremesa como portátiles además de dispositivos híbridos ordenador/tablet como Microsoft Surface.

13 % de incremento de ventas

Estas cifras suponen un incremento de ventas del 13 % con respecto a las mismas cifras del año anterior, con lo que no solo se rompe la tendencia a la baja sino que se produce un aumento de ventas sin precedentes en más de una década.

En cuanto al desglose de dispositivos, la mayoría de las ventas (un 80 %) son ordenadores portátiles, una inmensa mayoría frente a los equipos de escritorio, que llevan una década acumulando ventas de manera muy mayoritaria en entornos profesionales, mientras que los portátiles encuentran más acomodo en entornos domésticos. Este auge de ventas de PC portátiles también se explica por las necesidades domésticas, tanto de teletrabajo como de enseñanza a distancia, en el que debe adaptarse los hábitos domésticos a esta nueva realidad y no siempre es sencillo acomodar en breve plazo el área donde poder usar el equipo.

Cambios de hábitos domésticos

Un ordenador portátil no requiere de una ubicación con unas necesidades tan rígidas como un equipo de sobremesa, que no puede guardarse de manera tan rápida y sencilla cuando acaba su utilización. En muchos hogares, además, hace ya años que se ha vivido una particular transición en sentido tendente a prescindir del ordenador en beneficio principalmente del smartphone como dispositivo de uso prioritario, con el tablet como accesorio. Hogares en los que hace años (lustros, incluso) en que las tareas cotidianas de navegación por Internet, correo electrónico, edición fotográfica y otras tareas sencillas dejaron de hacerse con un ordenador y pasaron a hacerse con el teléfono móvil.

Fue en 2016 cuando ya se vendieron más smartphones que ordenadores, principalmente por esa opción para muchos usuarios domésticos de poder colmar sus necesidades con un teléfono móvil (que además ya comenzaba a tener una pantalla cada vez mayor) en lugar de con un ordenador de sobremesa que, además, requería de la reserva de una ubicación concreta en el hogar.

Carrera de marcas

En cuanto a qué marcas han salido beneficiadas de este inesperado incremento de ventas de PC, la que ocupa el primer lugar es Lenovo (19 millones de unidades vendidas) seguida de Hewlett Packard (18 millones) ligeramente por encima de Dell, quedando más atrás Apple (6 millones) y Acer (5 millones).

Vuelve el Chromebook

Aún más inesperado ha sido este reverdecer del interés por los denominados Chromebook, equipos ligeros y de precios muy asequibles, menos potentes y con prestaciones más limitadas por tratarse de equipos destinados a tareas poco exigentes, muy en consonancia por ejemplo con la labores educativas o con profesionales que no necesitan grandes procesadores. No son equipos destinados a AutoCAD, edición de vídeo en 4K ni tareas complejas pero a cambio de precios contenidos pueden permitir a un gran porcentaje de profesionales el manejo de suites ofimáticas o la conexión a entornos remotos de trabajo.

Esencialmente el incremento de ventas se ha concentrado en Estados Unidos, debido a las necesidades educativas y su dependencia del entorno de trabajo basado en el ecosistema Google, pues recordemos que estos equipos no suelen usar Windows como sistema operativo sino que operan sobre ChromeOS, el sistema operativo específico de Google.

Lea también :