La aceleración de la automatización impulsa a DevOps

Cloud

Alejandro Solana, director técnico de Nutanix Iberia, defiende que tanto los administradores de bases de datos como de DevOps deben ser capaces de trabajar con multi-clouds híbridas en un entorno que ofrezca un control completo.

Una de las principales realidades que conlleva la disposición al cambio y a la innovación en TI es el impacto que tiene. Afecta no sólo a la forma en que utilizamos la tecnología, sino también al núcleo que sustenta los servicios que utilizamos cada día. Lo que antes hacían los desarrolladores y los equipos de operaciones es simplemente distinto de lo que hacen hoy.

Cambio en el universo de los datos

Podemos ver el impacto que la automatización ha tenido en el papel del administrador de bases de datos (DBA) y en el equipo de desarrolladores y operaciones (DevOps) en conjunto. Esa misma ampliación de las opciones también se observa en el propio mercado de las bases de datos. Dada la posibilidad de elegir entre Oracle, SQL Server, MySQL, PostreSQL, MongoDB y otras, es realmente importante utilizar tecnologías en la nube que puedan operar a nivel de plataforma y ofrecer soporte para una variedad de fuentes de datos.

Las empresas modernas ya no buscan estandarizar una base de datos, saben que este enfoque fracasa debido a los cientos de instancias de bases de datos que pueden tener que gestionar en un entorno de protección real con partners, clientes y proveedores de todas las formas y tamaños.

La flexibilidad es clave

Esta diversidad define la responsabilidad de la gestión de TI que las empresas deben reconocer y abordar en estos momentos. Las empresas progresistas saben que sus funciones de DBA y DevOps deben ser capaces de trabajar con multi-clouds híbridas en un entorno que ofrezca un control completo, ya sea que esas bases de datos estén en las instalaciones, en un escenario híbrido o que se entreguen directamente desde la nube pública.

Dentro de este intercambio, a menudo complejo entre servicios en la nube, las organizaciones utilizarán cada vez más el modelo basado en servicios para obtener sus funciones de base de datos centrales. El desarrollo y la disponibilidad de DataBase-as-a-Service (DBaaS) significa que las organizaciones pueden desplegar una selección de diferentes bases de datos con mayor velocidad y libertad en cuanto a su ubicación.

La flexibilidad tras el modelo DBaaS permite crear más fácilmente bases de datos con parámetros de almacenamiento especializados y permisos de acceso personalizados y en ubicaciones diferenciadas en función de la latencia o de las normas de cumplimiento y gobernanza.

Aprovechar la automatización

En cuanto a las ventajas principales que ofrece un enfoque DBaaS, la función de datos en el marketplace TI de una organización es ahora capaz de provisionar, actualizar y parchear, supervisar y gestionar, clonar, restaurar y retirar de forma segura los servicios de datos a través de controles de automatización.

Esto hace que sea una opción atractiva para el DBA y otros ingenieros de software dentro de los equipos DevOp. De hecho, todas las preocupaciones relacionadas con el aprovisionamiento, la gestión de la alta disponibilidad y las copias de seguridad están resueltas.

Ningún DBA o equipo de DevOps será experto en toda la gama de motores de bases de datos. Sin embargo, al utilizar DBaaS, los equipos pueden automatizar todas las funciones básicas que necesitan y gestionar un proceso totalmente orquestado a través de una consola central o un panel de interfaz de usuario (UI).

Aunque una gran proporción de las nuevas aplicaciones se crean utilizando servicios de bases de datos de código abierto, la mayoría de las aplicaciones empresariales que existen en entornos de producción funcionales se ejecutan en bases de datos propietarias. Por tanto, las organizaciones deben trabajar con una plataforma de control capaz de abarcar todas las nubes.

La compensación

Por cada ventaja de la automatización, hay un cierto grado de compensación de control que hay que ceder.

Las organizaciones que han adoptado la automatización en el nivel de base de datos se encontrarán normalmente con la necesidad de cambiar o adaptar varias funcionalidades con servicios recién instalados. Tendrán que preguntarse qué podrán instalar en sus servidores que abrazan la automatización. Se preguntarán si pueden elegir un nuevo sistema operativo, una nueva versión de Oracle, un nuevo nivel de parches en otra base de datos, etc.

En un enfoque tradicional de tres niveles de arquitectura de datos (nivel de gestión del almacenamiento, nivel de procesamiento de datos, nivel superior de presentación o interfaz de usuario), la organización disfruta de un control significativo y puede ejecutar todo tipo de cambios cuando lo desee. La contrapartida es que la empresa obtiene niveles muy bajos de automatización y, por lo tanto, una gran responsabilidad de gestión y gastos generales.

Por otro lado, una DBaaS en la nube tradicional proporciona niveles máximos de automatización, pero lo único que obtiene el cliente es la capacidad de acceder a la API que abre su canal de datos y renuncia a la capacidad de realizar cambios granulares.

Lo mejor de ambos mundos

Afortunadamente, estos modelos ya existen desde hace tiempo y podemos buscar nuevas opciones de control a escala de plataforma que ofrezcan a los clientes lo que desean en última instancia. Supone una nueva libertad, una nueva forma de trabajar y esta es la nueva era de los datos. Es la aceleración de la automatización con el cambio, el control y la libertad de elección.

Si una organización necesita instalar algún paquete nuevo para poder llevar a cabo su negocio de forma eficaz, pero sigue necesitando utilizar la automatización DBaaS, debería poder hacerlo.

Sabemos que los desarrolladores de aplicaciones y sus homólogos de operaciones requieren simplicidad y capacidad de tramitar “autoparches” y todas las demás gestiones de datos través de una consola central. De hecho, el nivel de libertad de la nueva era de control es el que esperan.

La evolución significa que el papel del DBA ha cambiado; ahora puede automatizar cuando lo necesite, cuando sus conocimientos sean más escasos o cuando las cargas de trabajo se adapten a una mayor automatización. Todo esto está en consonancia con la tendencia general del sector TI de facilitar las cosas a los desarrolladores, los DBA y todos los demás profesionales de la ingeniería de software centrados en los datos.

Antes, un desarrollador tenía que empezar por la base de datos y averiguar qué podía hacer a partir de ella. Ahora empieza por la propia aplicación y mira hacia atrás para ver qué puede hacer la capa de la base de datos por la aplicación.

Autor