Categories: CloudInnovación

“La Formula 1 no solamente es deporte, es una forma de desarrollar el futuro”

En Formula 1 hay tecnología en cualquier lugar: en el coche, en la forma en la que los propios pilotos se desarrollan como deportistas y, en tercer lugar pero no menos importante, en televisión, que permite que la F1 sea vista por todo el mundo en tiempo real y con la mayor información posible para los seguidores. “En todos estos ámbitos, debemos usar lo último en tecnología”.  Son palabras de Roberto Dalla, Managing Director – Media & Technology Centre at Formula 1, ingeniero electrónico de carrera y ligado a este mundo desde hace 33 años en distintas responsabilidades.

Para el directivo, la Formula 1 no solamente es deporte, sino una forma de desarrollar el futuro. De aquí salen innovaciones que posteriormente se aplican y adaptan a otros mundos como el sector automovilístico.

El trabajo del equipo de Dalla se centra en dos áreas bien definidas: por un lado está el ámbito de la televisión, por otro, el desarrollo de componentes tecnológicos en cada circuito. Por las peculiaridades de cada uno de ellos, es necesario adaptar la tecnología en cada gran premio.

Uno de esos componentes es la telemetría que utilizan los equipos, que debe ser adaptada para proporcionar la mayor fiabilidad en los resultados. Aquí, en el circuito de Montmeló, se han desplegado 70 kilómetros de fibra óptica para conectar todos los dispositivos a la central móvil, un mini centro de datos que también viaja a cada circuito. Desde estas instalaciones, se envía toda la información a la sede tecnológica de la Formula 1, localizada en Biggin Hill, Reino Unido.

El trabajo diario del departamento tecnológico de la F1 es muy similar al de cualquiera de las escuderías presentes en el campeonato: deben mejorar cada día su trabajo e intentar cumplir con las expectativas generadas para conseguir el éxito. “Y la tecnología es un habilitador para ello”, explicaba Dalla en un encuentro con los medios de comunicación especializados que estuvimos este fin de semana en el Gran Premio de España de F1.

En este sentido, la Formula 1 cuenta, desde hace unas semanas, con un nuevo partner tecnológico, Lenovo. Se trata de un acuerdo con el que la Formula 1 pretende seguir creciendo e innovando en los ámbitos señalados anteriormente, “algo que sólamente se puede conseguir con los mejores partners tecnológicos”, apuntaba.

Roberto Dalla, Managing Director – Media & Technology Centre at Formula 1, durante nuestro encuentro en Montmeló

Como parte de ese esfuerzo diario para seguir mejorando, también se encuentra la seguridad. Hay que tener en cuenta que los datos que se generan en cada carrera deben mantenerse seguros e intercambiarse de muchas formas: algunos son de dominio público, pero hay  muchos otros que son estrictamente confidenciales, como los generados en la telemetría de los coches. Por tanto, uno de los motivos por los que Formula 1 ha seleccionado a Lenovo es para gestionar esa ingente cantidad de información de la forma más eficiente y segura.

Momentos de cambio cuando estalló la pandemia

Dalla también nos recordaba cómo esa innovación diaria les permitió cambiar toda su forma de trabajar en tres meses cuando la pandemia mundial explotó en 2020. Hasta ese momento, a nivel televisivo se trabajaba de una forma mucho más local, moviendo a 300 personas para la cobertura en cada circuito.

La COVID-19 obligó a los responsables a tomar la decisión de reducir ese número de personas y cambiar la forma en la habían estado trabajando durante años. Gracias a la tecnología, se redujo el número de trabajadores en cada gran premio a 180, mientras que los 120 restantes se quedaron en la sede del Reino Unido. Esto supuso dividir el trabajo en dos localizaciones distintas durante cada carrera, de tal forma que en el circuito se recogen todos los datos para posteriormente ser enviados a Biggin Hill para su despliegue a nivel  mundial. Dalla se mostraba orgulloso del trabajo realizado durante los primeros meses de la pandemia ya que permitió que la Formula 1 se pudiera seguir desarrollando y emitiéndose para los millones de seguidores que tiene a nivel mundial a pesar de las limitaciones de movilidad que trajo la pandemia.

Este cambio de paradigma “tal vez permita que en las próximas temporadas se siga reduciendo el número de trabajadores presentes en cada circuito hasta las 70 u 80 personas. La tecnología nos permitirá cada vez más controlar lo que se hace en cada circuito de forma remota”, apuntaba el directivo. Por ejemplo, actualmente hay 27 operarios de cámara desplegados a lo largo de cada circuito, pero, en un futuro no muy lejano, este trabajo se podrá realizar con los operarios trabajando desde la central del Reino Unido.

Los datos, el gran secreto de las escuderías

Cada dato proveniente de los múltiples sensores de cada coche es enviado al Media Center de Formula 1. Es información crítica y extremadamente sensible que requiere una estricta confidencialidad. Los responsables de la organización tienen acuerdos firmados con cada escudería porque “los datos son su gran secreto” explicaba Dalla. Esto significa que incluso la Formula 1 no puede ver los datos que genera cada bólido, sino simplemente recopilarlos y enviarlos a sus equipos de forma independiente y privada.

“En el pasado, cada equipo desarrollaba y desplegaba su propio sistema de telemetría, sus propias antenas… pero este trabajo ya no es parte de sus funciones, nos encargamos nosotros de ello y, además, facilitamos la transferencia de otros datos críticos como la vibración del motor, el ángulo con el que cada coche afronta las curvas, la presión generada en los bajos, etc. Gracias a la tecnología nos aseguramos de la seguridad, fiabilidad y privacidad de los datos hasta que llegan a cada equipo”.

Pero dicha privacidad también debe convivir con la información que sí es pública y que enriquece las carreras para los espectadores, como es el caso de la velocidad, las marchas, la aceleración, las frenadas… Todos estos datos que se muestran en pantalla junto con la señal de vídeo deben ser fieles y prácticamente entregarse en tiempo real. Esa convivencia entre datos privados y datos públicos únicamente se puede realizar utilizando múltiples canales de transmisión, que llegan habitualmente a 1.000 por cada coche.

En términos generales, cada coche de carreras transfiere unos 35 MBytes de información en cada vuelta a través de cientos de sensores situados estratégicamente (sin contar con las señales de vídeo), “más sensores de los que tiene un avión en términos proporcionales” advertía Dalla.

Pero, efectivamente, la señal de video de las 4 cámaras que tiene cada bólido también debe enviarse de forma inalámbrica, algo que se realiza mediante un sistema basado en DVB-T y Wi-Fi.

En su conjunto, cada carrera genera entre 700 GBytes y 1 TByte, una cifra que crece prácticamente en cada carrera debido a la implementación de cámaras de mayor definición.

Una alianza estratégica con vistas al futuro

El reciente acuerdo que han alcanzado Formula 1 y Lenovo pretende convertirse en una asociación a largo plazo e ir más allá de un mero patrocinio. Ambas organizaciones han comenzado un viaje en el que la colaboración se irá extendiendo en diversas áreas como parte de esa innovación contínua que nos contaba Dalla. Un claro ejemplo es el movimiento hacia la nube híbrida de todos los recursos de TI, principalmente en materia de almacenamiento.

En este sentido, el directivo nos explicaba que tienen que decidir qué recursos mantener de forma local y cuáles se irán moviendo paulatinamente a la nube para mantener esa balanza entre disponibilidad, seguridad y eficiencia. Ante esa ingente cantidad de datos que se generan cada carrera, esta decisión es una de las más importantes que tiene en la cabeza Dalla y su equipo.

Asimismo, comenzarán a trabajar con soluciones de computación de alto rendimiento (HPC), donde Lenovo es punta de lanza en materia de innovación.

Al final, en un deporte como la Formula 1, la tecnología es imprescindible para mejorar en todos los campos más allá del talento y capacidades de los propios pilotos. Y tiene que seguir evolucionando para estar a su altura.

Pablo Fernández

Informático reconvertido a periodista, Pablo Fernández Torres comenzó su andadura profesional como redactor técnico y coordinador web en la revista PC Actual. Tras 7 años en esta publicación decidió dar el salto al segmento IT profesional para liderar el lanzamiento a finales de 2008 de la cabecera Silicon en España y posteriormente en la región LATAM. En la actualidad ejerce como director editorial Internacional de NetMedia Group, que edita otras publicaciones online como ITespresso, Channelbiz, SiliconWeek, B!T y ZDnet Germany.

Recent Posts

Tecnología para desenmascarar los deepfakes

Los deepfakes cada vez son más difíciles de descubrir, por lo que se están desarrollando…

2 días ago

El coste de un CRM, la mayor barrera para su implantación en las empresas

Un 64 % de las empresas que operan en España consideran el coste de los…

2 días ago

Estas son las versiones y precios del Nothing phone (1)

El smartphone Nothing phone (1) dispondrá de tres variantes con precios que arrancan desde 500…

2 días ago

Fábricas y sector público, los sectores más indefensos ante ciberataques

Las fábricas y sector público presentan porcentajes cercanos al 50 % en incidencias de ciberataques.

2 días ago

La facturación del comercio electrónico creció hasta 57.000 millones en 2021

Los nuevos procesadores Samsung de 3 nanómetros son un 45 % más eficientes y un…

2 días ago

Samsung incrementa un 31 % el uso de energía renovable

En Europa ya está consumiendo un 100 % de energía renovable, cifra que planea lograr…

3 días ago