Los Cat Phones vuelven a la carga con su fórmula antibacteriana

Workspace

Bullitt Group comercializará los modelos Cat S42 H+ y Cat B40 4G resistentes a la lejía y mezclas químicas como los desinfectantes de manos.

A los dispositivos resistentes se les pide algo más que fortaleza frente a los golpes en tiempos de pandemia. Ahora también tienen que ser especialmente higiénicos.

Bullitt Group, compañía licenciataria de los Cat phones, anunciaba hace unos meses su primer teléfono antibacteriano. Y ahora insiste con esta fórmula a través del smartphone Cat S42 H+ y el teléfono básico Cat B40 4G.

Estos dos teléfonos cuentan con protección Hygiene Plus Innovation que los vuelve totalmente impermeables y sumergibles. Ambos pueden ser frotados con jabón. Han pasado pruebas de resistencia a lejía y mezclas químicas, como los desinfectantes de manos. Y no necesitan funda.

También son capaces de enfrentarse a la acción de la arena y el polvo o a temperaturas extremas, vibraciones y caídas de hasta 1,8 metros sobre acero

El modelo que más destaca es el teléfono inteligente, valorado en 269,9 euros, que a sus especificaciones higiénicas añade características como una pantalla HD+ de 5,5 pulgadas, un procesador de cuatro núcleos a 1,8 GHz, batería de 4200 mAh, cámaras trasera y frontal de 13 MP y 5 MP, 3 GB de memoria RAM, 32 GB de almacenamiento interno y sistema operativo Android 10.

“Cada parte del teléfono resistente ha sido mezclada con un componente antimicrobiano de tecnología de iones de plata llamado Biomaster durante el proceso de fabricación, para ayudar a combatir las bacterias”, explican desde Bullitt Group. Como resultado, inhibe la reproducción de células bacterianas en más de un 80 % en un cuarto de hora y al 99,9 % en 24 horas.

“La higiene nunca antes había sido tan importante, y los teléfonos móviles están reconocidos por la OMS como un portador potencial de bacterias y virus, donde con cada interacción podríamos transferirlos a nuestra cara o cuerpo”, añade la compañía. “Los estudios han demostrado que el teléfono móvil dentro del bolsillo es diez veces más sucio que la taza de un inodoro”.

“Una de las razones por las que nuestros teléfonos están tan sucios es por el calor que producen”, concreta Peter Cunningham, vicepresidente de la cartera de productos del Grupo Bullitt. “Los ambientes cálidos son los lugares donde prosperan las bacterias, y llevamos nuestros teléfonos móviles a todas partes, a donde vivimos y trabajamos, recogiendo constantemente nuevos agentes contaminantes”.

Los nuevos Cat Phones quieren “reducir riesgos” y se dirigen especialmente a profesionales médicos, de reparto y otros que se encuentran en contacto constante con personas, como el personal de los aeropuertos.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor