OVH: “Muchos clientes ya usaban Kubernetes y estaban esperando un servicio administrado”

CloudDatacenterGestión CloudIaaS

Alain Fiocco, EVP y CTO de OVH, nos explica el nuevo servicio Managed Kubernetes, lanzado por el proveedor para dar respuesta a las crecientes necesidades multicloud del mercado.

OVH sigue extendiendo su oferta de nube pública. Con motivo del reciente anuncio realizado por la multinacional francesa, la disponibilidad del nuevo servicio Managed Kubernetes, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Alain Fiocco, EVP y CTO de OVH, que nos ha hablado de la importancia de construir entornos nativos en la nube y reversibles, pero a la vez que los clientes no tengan que reescribir sus aplicaciones y sean compatibles con el mundo multicloud. Todo ello como parte de su estrategia Cloud SMART, un cloud simple (S) y rápido de implementar; un cloud multilocal (M), cerca de los usuarios en todo el mundo; un cloud con un precio asequible (A) y predecible; un cloud reversible (R), abierto e interoperable; un cloud transparente (T) y responsable.

A continuación la entrevista con el directivo:    

– ¿Qué conclusiones sacan del programa Private Beta lanzado en octubre del año pasado?

Hemos aprendido que Kubernetes interesa a una gran variedad de usuarios, con niveles de madurez muy diferentes entre ellos. Además, descubrimos que tenemos muchos clientes que ya usaban Kubernetes en OVH y estaban esperando un servicio administrado, algunos de ellos incluso para trabajar en un entorno multicloud.

En lo que respecta al servicio Managed Kubernetes, la versión beta nos dio la oportunidad de construir el producto de forma colaborativa con los clientes, por ejemplo, integrando un balanceador de carga antes del lanzamiento comercial o desarrollando tutoriales sobre cómo empezar con Istio y otras aplicaciones habituales para ayudar a los principiantes a desplegar sus primeras cargas de trabajo en pocas horas. También validamos la escalabilidad de nuestro diseño para dar cabida a miles de clusters durante las primeras semanas del servicio, definimos el mejor enfoque con respecto a la seguridad e hicimos actualizaciones menores.

– ¿Qué previsiones de negocio y adopción esperan generar con este nuevo servicio?

Aunque antes comentaba que algunos clientes actuales ya habían implementado su propio Kubernetes en nuestra infraestructura cloud, en realidad construimos el servicio Managed Kubernetes para abordar el mercado del cloud nativo, es decir, para aquellos usuarios que quieren incluir OVH en su cartera multicloud y para los que desean aprovechar nuestra excelente relación rendimiento-precio con estándares de código abierto y sin tener que reconstruir sus herramientas de implementación y software. Por lo tanto, el servicio Managed Kubernetes facilitará tanto la migración a una solución cloud nativa por parte de nuestros clientes actuales como la adopción de nuestro cloud público —que algunos llaman «el secreto mejor guardado del cloud»— por parte de nuevos clientes.

– A pesar de facilitar mucho la tarea de los clientes a la hora de orquestar contenedores, el perfil de usuario capaz de gestionar cargas de trabajo sobre contenedores es muy elevado. ¿A qué tipos de organizaciones y administradores tienen pensado llegar con Managed Kubernetes?

Alain Fiocco, Alain Fiocco, EVP y CTO de OVH

Veo dos patrones claros en la maduración del cloud nativo. Por un lado están, como es natural, los proyectos y equipos jóvenes. En la mayoría de los proyectos que se han lanzado en los últimos dos años, cuando los equipos tenían relativa libertad para elegir su arquitectura, han decidido apostar por contenedores. Por otro lado, tenemos las compañías más grandes, que con frecuencia tienen más restricciones, ya que necesitan que el alojamiento esté basado en estándares y que las tecnologías desplegadas sean transversales para todos los equipos. En estos casos, los contenedores suelen adoptarse por primera vez, o bien como herramienta para los equipos de desarrolladores de cualquier industria (continuous integration y continuous delivery, entornos de prueba…), o bien para producción —en el caso de las verticales —, que se beneficiarían de la agilidad que ofrecen los contenedores. Como ejemplos, podemos citar las aplicaciones móviles, el comercio electrónico y los editores de SaaS, que buscan la capacidad de desplegar fácilmente sus cargas de trabajo en diversas localizaciones y tienen un ciclo de lanzamiento muy corto. 

– Desde un punto de vista más técnico, ¿cuáles han sido los procesos más complicados a la hora de integrar Managed Kubernetes en los servicios ya existentes de OVH?

Durante años, OVH se ha centrado en el IaaS y ha creado una cartera muy variada de servidores «bare metal» y de soluciones de cloud público y privado. En el mercado del cloud público —el primero que abordamos con nuestra capa de servicios administrados Kubernetes—, hemos conseguido una excelente relación rendimiento-precio, pero todavía estamos terminando de definir nuestra oferta de pago por uso, al margen del almacenamiento y la computación. Por ejemplo, hemos decidido ofrecer el balanceador de carga a nuestros usuarios de Kubernetes de forma gratuita durante algunos meses mientras nuestro equipo de red finaliza la adaptación de nuestro excelente servicio de balanceo de carga a la facturación completa de pago por uso.

 Y, como en cualquier versión beta, tuvimos que tomar la difícil decisión sobre qué funcionalidades incluir en la primera versión y cuáles ofrecer más adelante. Por ejemplo, nos dimos cuenta de que las aplicaciones orientadas al usuario serían las primeras implementadas en producción por los clientes, por lo que decidimos integrar nuestra red privada vRack unos meses más tarde. Y ocurrió lo mismo con respecto a la integración de los servidores «bare metal» como alternativa a las máquinas virtuales para los nodos de trabajo.

– En términos de usabilidad y compatibilidad, ¿qué destacaría del nuevo servicio de OVH con respecto a otros que ya existen en el mercado?

Queríamos adoptar nuestro enfoque «smart»* para este producto. Por supuesto, estamos certificados por la Cloud Native Computing Foundation (tanto para la versión 1.11 como para la versión 1.12 de Kubernetes, y futuras versiones), lo que garantiza la interoperabilidad y la conformidad de Managed Kubernetes. Pero hemos ido un paso más allá al asegurarnos, por ejemplo, de que es posible utilizar el sistema de gestión de permisos (RBAC) original de Kubernetes. Tal y como nos sugerían los usuarios, también adoptamos un formato totalmente administrado, encargándonos no solo de las actualizaciones de seguridad del maestro, sino también de los sistemas operativos de los nodos de trabajo y otros componentes locales de Kubernetes. La idea es que el cliente se beneficie de todo el ecosistema Kubernetes con una integración muy simple y que, al mismo tiempo, no tenga que preocuparse por la implementación y las actualizaciones internas. Los clientes que han podido comparar con servicios administrados de otros proveedores, incluso de los más populares, elogian nuestro enfoque de «Kubectl en minutos» en términos de UX. Nuestro servicio Kubernetes está construido sobre nuestro IaaS (Public Cloud), por lo que ofrece el precio totalmente predecible del Public Cloud de OVH ya que, por ejemplo, incluye el tráfico de red, ya sea dentro del cluster o hacia internet. Esto supone una gran diferencia al final del mes.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor