Silicon Cloud Day 2020: Es el momento del ‘todo como servicio’

CloudEmpresasWorkspace

Expertos de compañías punteras del sector tecnológico analizan durante este evento de NetMedia Group el potencial de la nube para mantener la actividad a pesar de la pandemia.

La pandemia de coronavirus está acelerando la transformación digital de las organizaciones. Empresas de todos los sectores y tamaños han tenido que cambiar sus hábitos para seguir en acción y proporcionar una mejor experiencia a clientes y trabajadores al tiempo que respetan el distanciamiento social y las demás medidas de contención de los contagios.

Ahora es más necesario que nunca adoptar tecnología que permita potenciar las fortalezas de los negocios y abrirse a un mundo globalizado y descentralizado. Y aquí la nube es clave.

Silicon Cloud Day 2020 de NetMedia Group, un evento 100 % virtual, ha reunido a representantes de compañías tecnológicas como Check Point, Splunk, NFON, QNAP, Pure Storage, Couchbase, Techedge, Thales y Aruba, que conocen esta situación de primera mano, para debatir sobre el multicloud, la nube híbrida y la ciberseguridad.

También han participado en una mesa redonda sobre trabajo remoto en época de crisis sanitaria los CIOs de Galenicum Health, Pharmadus y SP Group.

Bajo el lema de “La nube aquí y ahora: el momento del ‘todo como servicio’”, las sesiones de este evento han conseguido desgranar lo que pueden ofrecer en la actualidad las tecnologías cloud, con una visión de 360 grados.

Las soluciones para asegurar la continuidad de los negocios nunca han estado tan cerca de la nube, una herramienta que forma parte del corazón de todos los departamentos empresariales. Las innovaciones más recientes ya no son una opción, sino una necesidad. Subirse a la nube permite transformar retos en oportunidades y ganar valor competitivo.

La nube: la potencia sin control…

Todos los expertos están de acuerdo en que, para ser eficaces, las soluciones deben ser desplegadas con sentido y adaptarse a las necesidades particulares de cada empresa. Eusebio Nieva, Iberia SE Manager de Check Point y primer ponente en intervenir en Silicon Cloud Day 2020, recalcó precisamente esta idea de que la potencia sin control no sirve de nada. Las infraestructuras de nube aportan retos adicionales a la seguridad tradicional.

“En la nube hay cosas que antes no existían”, explica Nieva. Por ejemplo, “una mayor superficie de ataque”, “carencias en la visibilidad y en el seguimiento”, cargas de trabajo “muy dinámicas” y “regulaciones que tenemos que tener en cuenta” como la RGPD. Esto por no hablar de las “funciones serverless vulnerables” o los “contenedores desprotegidos”, entre otros desafíos.

Se estima que, en los próximos años, “el 99 % de los problemas de seguridad en la nube van a ser culpa del cliente”. Eusebio Nieva aclara que la responsabilidad en términos de protección es compartida entre proveedor y usuarios. Y cree que la clave para triunfar pasa por “proporcionar un entorno de seguridad multinube unificado” que permita “atacar todos los fabricantes con los cuales estamos trabajando de una manera consistente y de manera homogénea”.

“La seguridad es dos cosas: visibilidad y control”, señala. Como falle una de estas piezas, se desatará el caos. “La nube necesita soluciones nativas de seguridad. No podemos implementar la seguridad tradicional exactamente igual que antes”; “tenemos que ser capaces de incorporar todos esos controles que teníamos” en el pasado, “pero de una manera mucho más inteligente y aplicada de manera activa a la nube”, resuelve el portavoz de Check Point.

Los departamentos de DevOps, DevSecOps y la automatización son importantes. “Los CISOs están perdiendo el control. A día de hoy, desarrollo es el rey en la nube y tenemos que incorporarlo en los procesos de gestión” e “implementación de la seguridad porque, si no, nunca vamos a llegar a conseguir lo mejor de ambos mundos”, dice Eusebio Nieva, que sería “implementar con seguridad un servicio y, además, implementarlo de manera ágil y rápida”.

¿Más cloud, más problemas? No con Observabilidad e IA

Lo que tienen que hacer las empresas es aprender buenas prácticas para que la adopción de nuevas tecnologías no cause más problemas. Stephane Estevez, MEA Product Marketing Director, IT Markets, para Splunk, anima a reemplazar la monitorización tradicional por soluciones basadas en inteligencia artificial cuando se trabaja con tecnologías como los microservicios y los contenedores. La misión que subyace es la observabilidad.

Muchos CEOs creen que la inteligencia artificial acabará causando más impacto que la llegada a internet, porque mejora la capacidad de análisis en un mundo plagado de datos y múltiples nubes. “Lo que nos están diciendo las encuestas es que la mayoría de los problemas que tienen” las empresas a la hora de adoptar nuevas tecnologías “es la capacidad de gestionarlas”, transmite Estevez. También se aprecia cierta “desconexión” entre lo que espera el CEO y lo que proporciona el departamento de TI.

En estos momentos existen demasiadas “piezas de Lego”. Y, aunque los datos están ahí, dispuestos a ser analizados, la realidad es que los “utilizamos únicamente en post mortem”, detecta el ejecutivo de Splunk. Solamente con visibilidad, las compañías podrán saber “cómo todo interactúa”, conectando “la infraestructura, la aplicación y el negocio”.

Estevez sentencia que “hay que tener una estrategia. Estar ciegos ya no es una opción. Necesitamos observabilidad” y “necesitamos la ayuda del machine learning y de la inteligencia artificial para analizar” la enorme cantidad de datos disponible en la actualidad, “para reducir el nivel de ruido” y para que los seres humanos puedan hacer “su trabajo en mejores condiciones”.

“La mayoría de los errores que vemos cuando hablamos con nuestros clientes”, cuenta Stephane Estevez, deriva de “una planificación por accidente. Es decir, justificarse después y no planificar”. Esto ocurre cuando se considera que “el cloud es sólo una tecnología” sin “impactos a nivel de organización”. En este sentido, no habría que “añadir más cloud, más infraestructura y más tecnologías” por el simple hecho de que “puedo” hacerlo. Esta decisión hay que tomarla “porque tiene sentido” y cuando tenga sentido.

La importancia de la nube ante el reto de la nueva normalidad y el trabajo en remoto

Un caso de uso recurrente ahora mismo es el teletrabajo, que ayuda a evitar contactos innecesarios mientras se combate la crisis sanitaria. En España, el trabajo en remoto ha pasado de ser una realidad para alrededor del 8 % de los profesionales a convertirse en el día a día para el 34 %, cifra alcanzada durante el confinamiento. Sin la nube esto no habría sido posible.

Agustín Sánchez, Business Development Manager de NFON; Pedro Barranquero, Marketing & Product Manager de QNAP; y Miguel Pleite, Director Técnico de Pure Storage, se han posicionado sobre este tema durante una de las tres mesas redondas del evento de NetMedia Group. “La importancia de la nube ante el reto de la nueva normalidad y el trabajo en remoto” deja constancia del protagonismo que ha ido cobrando la nube en 2020 hasta convertirse en la base de cualquier estrategia tecnológica.

La nube permite “acceder en todo momento” a los “servicios que necesitamos a nivel empresarial”, destaca Agustín Sánchez. Y esto facilita el crecimiento en un momento complicado. Lo hace “a través de modelos flexibles de pago y de uso” para mayor “libertad”, “disponibilidad” y “sencillez de uso”. Sánchez valora que la nube permita “extraer conclusiones” al recoger estadísticas sobre los distintos servicios. “Eso es un valor añadido: esta inteligencia” aplicable “a cada cosa que se entrega a través del cloud”.

En su caso, Pedro Barranquero aprecia la posibilidad de consultar “la información desde cualquier lugar de una forma transparente al usuario” y también “que sea sencilla de configurar para los administradores de sistema”. A la hora de apostar por esta modalidad, se fija en que ofrezca “una compatibilidad 100 % con las principales nubes públicas” para hacer backups, “ya sea por objetos”, “por archivos o carpetas”.

Miguel Pleite recomienda a las empresas cuidar “muchísimo la experiencia del usuario” y buscar soluciones “que sean muy flexibles”, para moverse sin restricciones, y cuyas utilidades se adapten a necesidades concretas de negocio de forma “óptima”. Este salto a la nube requiere de ciertos cimientos: “tener una plataforma común de datos, una hibridación a nivel del dato, que es lo que realmente nos constituye, nos forma. Es nuestra memoria”.

Todas las ventajas TCO al desplegar Couchbase Cloud sobre su propio VPC

Flexibilidad, agilidad, rapidez, escalabilidad, seguridad… son varios los puntos fuertes que amparan a la nube. Raúl de la Fuente Lopes, Solutions Engineer de Couchbase, se centró durante su ponencia en la parte de las bases de datos. Analizó las ventajas TCO, de coste total de propiedad, del enfoque moderno para despliegues en la nube respecto a mecanismos convencionales de servicios de bases de datos como servicio.

“Poder desplegar en el propio VPC” (nube privada virtual), en el propio centro de datos, “va a ser un estándar en un futuro”, pronostica De la Fuente, que en su charla fue enumerando los beneficios resultantes de aglutinar todos los servicios “en una sola factura de IaaS de proveedor cloud”. Entre esas ventajas está la relación rendimiento-precio, pero hay más.

Por ejemplo, tenerlo “todo bajo control” a través de un único panel para el ámbito multicloud y multientorno, el trabajo con “datos seguros con las mismas políticas ya existentes” y la realización de “migraciones en vivo” más efectivas, con menos fallos. Otros escenarios de adopción que observan en Couchbase son los entornos de “aplicación nativa digital”, el “disaster recovery” y la posibilidad de “tener los datos desagregados alrededor del mundo”.

Todo esto se traduce en “procesar” y “almacenar más datos” de una “forma más rápida, más eficiente y con menos coste”, de acuerdo con Raúl de La Fuente. Además, “los desarrolladores tienen cada vez más agilidad”, señala. En su opinión, habría que apostar por bases de datos “autogestionadas” y con la “elasticidad” suficiente para “crecer y resolver la demanda”.

“Básicamente, lo que hacemos”, comenta este ingeniero, es “un despliegue en vuestra propia red privada cloud”, dentro de la organización, a modo “as a service”, que es algo que “no tiene más que ventajas”: desde “el tema del vendor lock-in” a la “seguridad”, sin necesidad de “volver a reinventar la rueda”.

Uso de plataformas Cloud para agilizar los proyectos de IA: desde el concepto al usuario final

Las empresas también se pueden beneficiar de la nube para agilizar proyectos de inteligencia artificial y aprendizaje automático, desde la prueba de concepto hasta el momento de la implantación en producción y el consumo por parte de los usuarios finales. Manuel Torres, AI & Machine Learning Innovation Manager de Techedge, nos ha guiado en el uso de estos servicios de forma “óptima” sin gastar “demasiado tiempo preocupándonos por cómo llevarlo a producción”.

“Todavía las organizaciones no han ido a operacionalizar la inteligencia artificial. Todavía no tienen un sistema” adecuado para “desplegar esos modelos en producción, controlarlos y ponerlos en marcha”, introduce este experto. Los datos de Gartner revelan que el “75 % de las organizaciones todavía tendrán que cambiar de hacer pilotos a operacionalizar la inteligencia artificial de aquí a 2024”.

Mientras, un estudio de la consultora Algoritmia descubre que “el tiempo que se tarda en desplegar un modelo está entre 30 y 90 días para la mayor parte de las compañías”. Solamente el 12 % de las organizaciones tarda una semana como máximo en llevar sus modelos a producción.

“El cloud nos va a permitir operacionalizar estos mecanismos”, asegura Manuel Torres, y a hacerlo “mucho mejor” para que los modelos de inteligencia “estén disponibles para nuestros usuarios de la manera más rápida y de la manera más controlada posible”. Para eso hay que confiar en “MLOps” o “ModelOps”.

“El control de acceso, la calidad de los datos y la preparación” serán “muy importantes” para resolver el trabajo en condiciones. También habrá que “controlar la tecnología” y “quién va a ser responsable de todo mi ciclo de vida del modelo y quién es responsable de los activos que intervienen”, como los científicos de datos. Torres determina que, con el modelo ya desplegado, “tenemos que ser capaces de evaluarlo” y puede que “reentrenarlo. Y, para ese entrenamiento, es muy posible que tengamos que volver a entrar en el ciclo de vida de modelado”.

Seguridad en el lugar de trabajo digital: ¿Está su empresa preparada?

El Silicon Cloud Day 2020 terminó con un par de mesas redondas. Una de ellas, titulada, “Seguridad en el lugar de trabajo digital: ¿Está su empresa preparada?”, reunió a Alfonso Martínez, Regional Sales Manager Data Protection de Thales, e Iker del Fresno, Sales Manager de Aruba en España, y analizó el nivel de planificación que han llevado a cabo las empresas para responder a la muerte del trabajo tradicional y el nacimiento del trabajo a distancia o híbrido, combinando oficinas y otros espacios.

“Ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos hasta antes del virus” y “ha cambiado también la forma de trabajar en las empresas”, reconoce Alfonso Martínez. “Desde marzo”, con la explosión de la pandemia, “aquellas empresas que ya tenían más o menos interiorizado el sistema del teletrabajo” se han podido “adaptar mejor”. Ya veían el nuevo modelo “como una especie de motivación para los empleados” o como “un beneficio para costes en la empresa”.

Eso sí, también hay empresas “que no estaban para nada preparadas y, de la noche al día, han tenido que adaptarse”.  Han tenido que “penar mucho”, según Martínez. “Por primera vez han implementado VPNs”, “sistemas de gestión de accesos”, “autenticación fuerte para proteger esos accesos”… y “han empezado a funcionar con computación en la nube”, lo que supone “empezar” a preocuparse por la seguridad. Y es que “la seguridad no es un estado, es un camino”.

Para Iker del Fresno esto es comparable a lo que hacen “los malos estudiantes”. Más allá de “un grupo muy reducido que ya estaba muy preparado para resolver” el reto digital, porque “llevaba las cosas al día” y “se preocupaba de saber cómo podía evolucionar”, muchas compañías “han sido completamente reactivas a la situación”. Una situación que todavía no ha finalizado.

Tras una primera fase casi obligada de trabajar desde casa, surgió la “segunda fase” o “el retorno paulatino a ese lugar de trabajo”. Y ahora nos enfrentamos a “una tercera, que es cómo convivimos con ese entorno híbrido de ambas soluciones”, advierte Del Fresno. En este sentido, opina que “los riesgos que hay implícitos no tienen que generarnos miedos”, habrá que “afrontarlos” para buscar “un entorno más seguro y poder utilizar todos los mecanismos que tenemos alrededor que son tan importantes para la productividad”.

Digital First: ¿Está su empresa preparada para el trabajo en remoto durante 2021?

La última de las mesas redondas del Silicon Cloud Day, “Digital First: ¿Está su empresa preparada para el trabajo en remoto durante 2021?”, acercó las posturas de Joan Sistachs, CIO de Galenicum Health; Javier Gutiérrez, Director TI, CIO y CDO de Pharmadus; y Javier Luque, Director de TI para SP Group. Todas estas empresas han asumido el reto del teletrabajo y han relatado su experiencia.

¿Se ha estado implementando el teletrabajo de forma ordenada o se diseñó de manera improvisada por las urgencias? Joan Sistachs reconoce que “una parte tiene que ver mucho con la propia inmediatez de lo que ha ocurrido”, pero también ha sido una respuesta a “la previsión que teníamos”. Para seguir con el plan, habrá que tener en cuenta “la proyección a largo plazo de los presupuestos tecnológicos”, ya que hasta ahora no se contemplaban más escenarios en remoto que el de “algunos perfiles comerciales” u otros trabajadores que lo demandaban.

El negocio se puede ver beneficiado, y los responsables de tecnología deben cambiar sus planes de contingencia, “modificando infinidad de procesos” y pensando cómo “agilizar mucho más el puesto de trabajo”, comenta Sistachs.

“En marzo, la mayoría de nosotros nos fuimos a casa, al teletrabajo, rápidamente”, echa la vista atrás Javier Gutiérrez. En muchas empresas, no llegaba al “100 % de la plantilla” quienes hacían “el 100 % de su jornada desde casa” en el pasado, por lo que un obstáculo a superar ha sido el de la “formación” a “gente que no estaba acostumbrada a conectarse”. Así que “nos hemos ido adaptando con el paso del tiempo”.

Javier Luque detalla que, “al principio, para salir del paso, tuvimos que recurrir a un acceso remoto al escritorio de cada persona”. Pero, al mismo tiempo, “decidimos diseñar e implementar una solución realmente definitiva consistente en escritorios virtuales” e “incorporarlo a los planes de contingencias”. Todo esto “no funciona sin una infraestructura que haya sido premeditada”, explica, y no “se puede hacer sin un plan de seguridad”.

A la hora de aconsejar a otros, Luque apunta que una empresa no saldrá adelante sólo por ser capaz de “tener muchos usuarios trabajando desde casa, sino porque tiene una serie de procesos y procedimientos que lo soportan”. Para Joan Sistachs, hay que añadir “movilidad” y “eficiencia” para triunfar: “solo tenemos que saber ver donde, a lo mejor, antes no mirábamos”. Y lanzarse, porque, tal y como afirma Javier Gutiérrez, “es el momento de ser digitales”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor