“Año tras año, la gente se sigue casando”

Empresas

Bodaclick arraca cotizaciones en el MAB apadrinada por Bernardo Hernández y Josep Piqué; su CEO, Luis del Val, explica el secreto de su éxito.

Todo lo que necesitas para tu boda. Ese es el mensaje que recibe como una bienvenida a los usuarios que acceden a Bodaclick, un portal que espera ofrecer soluciones y respuestas a los novios en el que esperan sea el día más importante de sus vidas. Y aunque la crisis afecta (en 2009, según el último informe de Movimiento Natural de la Población, se registraron un 10% de enlaces menos que en 2008), hace menos daño.

– Estamos en crisis, pero vuestro negocio es de esos inmunes a las incidencias, como las funerarias. Siempre hay gente que se casa, ¿no?

Sí, aunque me separaría del lado macabro. Nosotros somos un sector que rebosa alegría.

Al otro lado, Luis del Val, fundador y consejero delegado junto con Íñigo Seoane de la que se convertirá en unas horas en la sexta compañía del Mercado Alternativo Bursátil, el MAB, Bodaclick. Rosa, muy rosa, y alegre, muy alegre. Sí, las bodas rebosan alegría y, por su trayectoria en la última década, la que le ha llevado a Bodaclick establecerse en el mercado, no son un mal negocio.

LV. Desarrollamos nuestra actividad en un sector defensivo. Año tras año, la gente se sigue casando. En tiempos de crisis baja un poquito el número de bodas, pero tampoco es una cosa  tan relevante, como por ejemplo, en otros mercados. Nuestro modelo de negocio: básicamente nos nutrimos de la publicidad online. Las parejas de novios que se van a casar cambian todos los años. Eso hace que los proveedores de espacios y de servicios tengan que invertir cada año en publicidad. El público objetivo cambia todos los años, la gente se sigue casando y los proveedores tienen que captar esas nuevas parejas de novios y por tanto tienen que invertir cada año.

– Bodaclick no es sólo un portal de contenidos. Es decir, no se trata de encontrar sólo el mejor vestido o las últimas tendencias de peinados: unís todos los recursos para ese día…

Efectivamente. El peso más importante de nuestro negocio es la organización de ese día en concreto, el de la boda. Necesito un catering, un vestido, un lugar de celebración, unas flores. A través de la plataforma Bodaclick, los novios pueden contactar con los proveedores de forma gratuita. Esa es la parte que vamos a multiplicar en otros países. Hoy por hoy estamos presentes en siete países: Llevamos diez años de experiencia y cinco de internacionalización.

– Y la salida al MAB es un poco el vehículo para entrar en esos otros países. ¿Hacia donde se va a ir con esta ampliación de capital?

Hemos levantado diez millones de euros, el 85% en institucionales, el 15% en banca privada. Seremos la mayor compañía del MAB en capitalización. Nuestro principal objetivo para esta ampliación de capital (Luis del Val explica que es una OPS al 100%, sin que nadie salga del capital) es encontrar financiación suficiente para entrar en ocho mercados.

– América Latina, podemos asumir…

Bueno… Algunos pueden ser más obvios, otros pueden ser una sorpresa.

– Comentabas que seréis la compañía de mayor capitalización del MAB y además sois la primera completamente internet. ¿Demuestra la confianza depositada en vosotros por el mercado que los temores post burbuja puntocom, de la que seguimos hablando aún hoy, se han esfumado?

Creo que en aquella época había una evaluación muy diferente de los proyectos. Internet no era una realidad. Lo que se invertía era en usuarios. Cuantos más usuarios pudieras captar y cuanto más dinero perdías, más valía tu compañía. Estalló la burbuja, se perdió mucho dinero – algunos proyectos no tenían ni pies ni cabeza- y llegamos a otro momento en el que internet es una realidad, se ha metido en nosotros. Cuando los inversores respaldan tu proyecto eso significa que es un proyecto muy consolidado.

Nosotros vamos a hacer lo que ya estamos haciendo. Nunca tuvimos aquel lenguaje del burn rate, porque no teníamos mucho dinero que quemar. Nos dedicabamos bastante más a administrar el agua de la cantimplora.

– ¿Y cómo fue crear una empresa exactamente en aquel momento? (Bodaclick nació hace diez años, justo en medio del estallido de la burbuja)

Te puedes imaginar. Nosotros hemos tenido una situación muy complicada en el inicio. Modems de 56k… Teníamos lo que teníamos y contábamos con lo que contábamos. Nadie iba a meter un duro más y teníamos que administrarlo. Mucha austeridad, muchísima. Y muchísimo ingenio y muchísima creatividad.

– Volviendo al presente… El gran fichaje estrella es Josep Piqué. ¿Por qué? ¿Da un sello de garantía extra?

Es una persona muy moderada y muy cabal, con una visión empresarial muy buena y muy probada. Es una persona que apuesta por las compañías jóvenes y que el exterior conoce a las mil maravillas. También ha estado en el ministerio de Ciencia y Tecnología, además de en el de Exteriores. Cuando juntas los ingredientes de internacional y tecnología, te encuentras a Bodaclick.

– Josep Piqué es un gran fichaje, sobre todo uno para el gran público, pero también tenéis a Bernardo Hernández, no tan conocido de forma general pero que a lo mejor es tan importante como Piqué…

Exactamente. Nuestro consejo de administración es muy equilibrado. Por una parte está  Bernardo Hernández, alguien muy importante para nosotros desde el punto de vista tecnológico. Ten en cuenta que ante todo Bodaclick es tecnología. Además de ser director mundial de marketing de Google es presidente de Tuenti, una red social y un mercado que nos interesa mucho.
Luego tenemos a Pablo Juantegui, consejero delegado de Telepizza, que ha sido anteriormente CEO de TPI, lo que nos aporta mucho porque nuestro modelo es parecido al de Páginas Amarillas. También tenemos a Inés Andrade de Altamar, que nos aporta un grandísimo conocimiento de lo que es la bolsa, los mercados, la relación con inversores, que va a ser tan importante para nosotros en estos momentos. Luego, Eduardo Díez-Hochleitner  que fue presidente de Bodaclick y con muchísima experiencia en medios de comunicación. Creo que tenemos un consejo de lujo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor