Éstas son las 10 tendencias tecnológicas a tener en cuenta para 2014 (I)

CloudDatacenterEmpresasFabricantes de SoftwareImpresiónMovilidadProyectosWorkspace

El Internet de las Cosas, la impresión 3D y el Cloud Service Brokerage son algunas de las apuestas tecnológicas que acabarán de explotar el año que viene.

A punto de estrenar noviembre, y con diciembre a la vuelta de la esquina, queda muy poco para comprobar si se han cumplido (o no) las predicciones tecnológicas que los analistas arrojaron hace un año para 2013. Entre otras cosas, se apostaba por una movilidad pujante, de tal modo que la mitad de los internautas deberían haberse conectado desde dispositivos puramente móviles como smartphones y tabletas entre enero y Navidad, así como por un triunfo de la nube personal frente al almacenamiento de archivos directamente en equipos informáticos. Otras tendencias que sonaban con fuerza eran la de la computación “in-memory”, el Internet de las Cosas, el análisis a partir del Big Data o las app stores empresariales. Pero, ¿cuáles son las líneas maestras que marcarán el devenir de 2014?

Según Gartner hay 10 claros puntos a tener en cuenta a nivel empresarial para el próximo año, e incluso más allá. Dichos puntos giran alrededor de lo móvil, la nube, lo social y el poder de los datos, hasta tal extremo que algunos de ellos vuelven a aparecer en la lista trazada por la consultora por segundo año consecutivo:

Imagen: Shutterstock (Autor: asharkyu)
Imagen: Shutterstock (Autor: asharkyu)

1. El Internet de las Cosas. Una de las tendencias que extenderá sus tentáculos de 2013 a 2014 es el Internet de las Cosas o esa red de personas, objetos, procesos, datos y lugares interconectados que algunos ya apuntan que generará un total de 613.000 millones de dólares en ganancias anuales. Esto es así porque a día de hoy el acceso online no sólo es posible a través de los típicos ordenadores portátiles y de sobremesa, su expansión ni siquiera está limitada a smartphones y tablets PC, sino que los usuarios pueden aprovecharse de las conexiones a la Red en otras situaciones, mientras ven la televisión, durante una partida de videojuego o cuando conducen su coche, por poner tres ejemplos.

Con el paso de los meses y la implementación de innovaciones, como los smartwatches capaces de controlar múltiples actividades a distancia y vinculados en ocasiones al terreno de la domótica, su potencial será todavía mayor. El contratiempo en este punto, advierte Gartner, es que una gran parte de los proveedores de tecnología “todavía no están operativa ni organizativamente lista” para explotar al máximo las posibilidades del Internet de las Cosas, lo que podría retrasar su explosión.

2. Una nube personal. También repite en el “top 10” el concepto de nube personal, que se refiere al hecho de recurrir a los servicios de almacenamiento cloud para guardar todos aquellos documentos, fotografías, vídeos y demás que se van generando con la práctica digital, por útil y cómodo. Y, al mismo tiempo, al abandono que se produce de los equipos físicos tradicionales como cajón de sastre para todo. Y es que la disputa aquí ya no estará en los dispositivos físicos utilizados, se volcará totalmente en los servicios ofertados y en ciertas prestaciones como la seguridad.

A estas alturas la nube no necesita probar que es la alternativa perfecta para conservar archivos, porque aparte de los gigas por cuenta que las distintas plataformas cloud ponen a disposición de los usuarios, otorga la ventaja de la ubicuidad. Es decir, cualquier persona puede consultar la información almacenada en cualquier momento del día y desde cualquier lugar, tanto geográfico como a nivel de dispositivo utilizado. Otro punto a favor es la sincronización de la colección de equipos informáticos que se poseen para acceder a Internet y que siempre estarán actualizados.

Imagen: Shutterstock (Autor: rangizzz)
Imagen: Shutterstock (Autor: rangizzz)

3. El cloud híbrido y el cloud… “service broker”. Aunque la nube híbrida ya lleva un tiempo metiendo la patita en la bola de cristal de analistas, expertos y estudiosos, en 2014 debería llegar su consagración. Aquí tendrán una gran responsabilidad los denominados cloud service brokers contratados por las empresas, algo así como sus agentes de servicios en la nube, que en palabras de Gartner se dedican a “agregar valor a uno o más servicios en la nube (públicos o privados) en nombre de uno o más consumidores y a través de tres funciones principales, que incluyen la agregación, la integración y la personalización de la correduría”.

O explicado de otra manera, son profesionales que centralizan los servicios procedentes de distintos proveedores, clientes y socios para que sean compatibles entre sí, se encargan de entregar información de control y ponen las herramientas de interacción a disposición de los usuarios. El objetivo de su cometido es alcanzar una nube dinámica que debería estar complementada por otros conceptos como “overdrafting” y “cloudbursting”.

4. Arquitectura cloud/cliente. Siguiendo con el arreón del cloud computing, y a la vez que se cuida a nivel corporativo la implantación de este fenómeno y la extensión de las ofertas elaboradas por diferentes servicios, habrá que dar pasos sólidos para su penetración en el cliente final y de cara a su vinculación con otro fenómeno de máxima actualidad: la movilidad de los usuarios, que aprovechan cualquier situación para conectarse a la Red de redes.

La previsión es que, a medida que se incline la balanza de uso hacia ciertos aparatos como los teléfonos inteligentes, las tabletas e incluso los phablets (esa categoría de equipo informático con tamaño de pantalla a medio camino entre los smartphones y los tablets PC) y se vayan sumando al carro de la conectividad permanente más y más personas en todo el mundo, las aplicaciones nativas o web empleadas para su funcionamiento también requieran de una capacidad de almacenamiento mayor y de un rendimiento en computación notable del lado del servidor. Sólo así se podrán entregar soluciones con suficiente valor añadido.

Imagen: Shutterstock (Autor: Syda Productions)
Imagen: Shutterstock (Autor: Syda Productions)

5. Diversidad de hardware móvil. A nivel de movilidad hay dos aspectos fundamentales, el del hardware y el del software. El primero trazará su camino por la vía de la variedad total. No habrá ni un único tipo de smartphone, ni mucho menos todo serán smartphones de ahora en adelante. Tampoco habrá unas medidas ideales que rijan la hechura de estos terminales. Los fabricantes ya están engrosando sus carteras de dispositivos con modelos de prácticamente todas las formas, tamaños y colores para acertar con los gustos de los compradores, y es de esperar que esta estrategia del querer abarcarlo todo continúe al alza.

¿Qué dice Gartner sobre la diversidad del hardware móvil? Que será uno de los grandes retos corporativos de ahora en adelante, sobre todo si tenemos en cuenta la creciente inclinación de los empleados por llevar a la oficina sus dispositivos personales y trabajar con ellos. El BYOD (“bring your own device” o “trae tu propio pospositivo”) ya conlleva ciertas dificultades por sí solo, en materia de control y seguridad, pero esta dificultad inherente al “bring your own device” aumenta al multiplicarse también la variedad de equipos a gestionar.

Hasta aquí las cinco primeras tendencias que deberían caracterizar a 2014 en materia tecnológica. Mañana publicaremos las cinco restantes, aunque ya os adelantamos que una de ellas será la impresión en tres dimensiones.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor