Microsoft también se apunta a los smartwatch añadiendo monitorización de actividad física y salud

InnovaciónWearables

Con la profusión de noticias sobre inminentes lanzamientos de nuevos relojes inteligentes parece que estamos a las puertas de una nueva era en la que este tipo de dispositivos se conviertan en el artículo de moda, como hace ya unas décadas sucedió con los móviles y hace un par de años con los tablets. Además de otras funciones parece ganar fuerza el registro de constantes vitales tanto para quienes practican deporte como para quienes desean llevar en la muñeca la más completa información sobre su estado de salud.

Según informa la revista Forbes en Microsoft están preparando un reloj inteligente lleno de sensores sobre las constantes vitales del usuario que casi será como llevar el médico a cuestas. La buena noticia es que este smartwatch será compatible con iOS y Android además de con Windows Phone, algo que contrasta con la política de Samsung de crear relojes inteligentes compatibles únicamente con algunos de sus propios dispositivos, aunque es evidente que cada marca tiene en este sentido estrategias bien distintas debido a sus respectivas cuotas de mercado.También parece un movimiento inteligente por parte de Microsoft quien estaría obteniendo un gran éxito con su política de ofrecer soluciones multiplataforma como sucedió recientemente con la aparición de Office para iPad.

Mediante tecnología óptica proveniente de la experiencia de la división Kinect este smartwatch de Microsoft será capaz de medir continuamente las pulsaciones. Esto significa que no habría que activar el monitor cardíaco sino que mediría las pulsaciones a lo largo de todo el día, una función que apuesta claramente por los usuarios preocupados por su salud cardíaca.

El aspecto del dispositivo es similar a Samsug Gear Fit con una pantalla táctil a todo color que contrariamente a otras pulseras inteligentes estaría situada en la parte del interior de la muñeca en lugar de en el exterior como suele suceder en los relojes, algo que según los diseñadores de Microsoft permitirían acceder visualmente a la pantalla de una manera más cómoda especialmente cuando se practica alguna actividad deportiva.

La autonomía sería de dos días, similar a los modelos Samsung Galaxy Gear. La fecha de lanzamiento aún no se ha concretado pero podríamos tenerlo en las tiendas este mismo verano aunque desde Microsoft se muestran esquivos. Lo cierto es que a pesar de que en un primer momento mantener una presencia en el mercado de los relojes inteligentes supondría un porcentaje muy bajo dentro del gran conjunto de unidades de negocio de Microsoft el hecho de hacerlo de manera que permita la compatibilidad con otras plataformas con mayor cuota de mercado como Apple o Samsung favorecerá sin duda la expansión dentro de un sector que actualmente, con marcas como Fitbit o Jawbone ya se mueve en los miles de millones de dólares.

vINQulo

Forbes

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor