Nokia sigue cayendo en picado y a la espera de un milagro para remontar el vuelo

Movilidad

Nada ni nadie parece ser capaz de encontrar la fórmula para frenar la caída de Nokia que solo durante el segundo trimestre de este año ha obtenido unas pérdidas de 1.000 millones de dólares.

Desde febrero de 2011, fecha en la que la compañía finlandesa apostó por Windows Phone como sustituto de Symbian, sus acciones han perdido un 80% de su valor.

Los expertos señalan que el sistema operativo está siendo el lastre que impide crecer a Nokia, ya que la calidad en la fabricación de sus dispositivos sigue siendo alta.

Ahora surgen las voces que ponen sobre la mesa una solución drástica, que sería el abandono de Windows Phone y su reemplazo por Android.

Además, hay que tener en cuenta que los pronósticos de ventas de smartphones con Windows Phone siguen siendo bajas y en Estados Unidos se habla de que durante 2012 apenas se venderán poco menos de 5 millones de teléfonos con esa plataforma, lo que equivale a apenas un 4% del mercado.

De momento parece que Nokia intentará quemar su último cartucho con la llegada de la plataforma Windows 8, pero si con ella no logra revertir la situación, no sería extraño que Microsoft decidiera hacerse con el control de la empresa finlandesa.

vINQulos

ZDNet

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor