El video bajo demanda de pago, en la rampa de despegue

Banda AnchaOperadoresRedes
1 19 No hay comentarios

El mercado de los proveedores online de vídeo bajo demanda de pago, como Netflix o Amazon, alcanzará los 34.600 millones de dólares en 2021. Es decir, se duplicará en el próximo lustro.

Netfix pronto cumplirá un año en España. Y Amazon Primer Instant Video y HBO parece que están a punto de llegar a nuestro país. Los operadores de vídeo bajo demanda están tomando posiciones para la encarnizada lucha por un mercado que está comenzando a despegar.

Según el informe ‘Digital TV & Video: Network and OTT Strategies 2016-2021’, de Juniper Research, el mercado mundial de suscripción a vídeo bajo demanda (SVOD, en sus siglas en inglés), moverá este año 14.600 millones de dólares. No es una cifra nada despreciable, pero sólo es el principio, ya que el estudio pronostica que dicha cifra se elevará hasta alcanzar los 34.600 millones cinco años después, duplicando ampliamente el volumen de negocio actual.

Además, los ingresos conjuntos que generarán la suscripción a vídeo bajo demanda 4K y el pago por visión o por descarga crecerán hasta suponer alrededor del 13% del total de las ventas de los proveedores online en 2021.

Netflix, líder en este sector, ya tiene más de 80 millones de usuarios en todo el mundo. Más de la mitad (47 millones) están en Estados Unidos, donde compite cara a cara con Direct TV y Comcast, los tradicionales proveedores de televisión de pago por satélite y cable.

En el estudio se afirma que los proveedores de video streaming de pago esperan obtener en los próximos años interesantes retornos de la inversión destinada a sus estrategias de expansión y crecimiento, a medida que más países transiten hacia esta forma de consumo de contenidos audiovisuales, alejándose del modelo tradicional de televisión con contenido lineal programado.

No obstante, aunque parece que el usuario se decanta por el vídeo bajo demanda, también se dan pasos en el sentido opuesto. Así, YouTube y Hulu apuestan por la difusión de contenido en directo, en un formato lineal tradicional, formando parte de paquetes de suscripción en los que se combinarán contenidos bajo demanda y en vivo.

Sin embargo, el informe también presenta algunas incertidumbres. Así, reseña que aunque Netflix acometió una importante expansión internacional en 2016, llevando su cobertura a 190 países, los abonados no crecen al ritmo esperado. Además, la plataforma ha subido sus precios, algo que puede beneficiar a sus competidores.

La compañía también se enfrenta al reto que supone soportar los costes de producción de contenidos originales –House of cards, Orange is the new black, etc.-, así como la dificultad de ofrecer contenidos de calidad. Sobre todo teniendo en cuenta el nivel habitual de las series de la HBO (The Wire, Los Soprano, Juego de tronos…) o la irrupción de Amazon en la producción propia, logrando atraer por primera vez a Woody Allen al mundo de las series (Crime in six scenes).

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor