La inteligencia artificial da resultados

EmpresasInnovación

Las empresas ya obtienen una mejora de la producción del 15% gracias a la inteligencia artificial. ¿Para qué se está usando?

No cabe la menor duda de que la inteligencia artificial es una de las tecnologías que más nos está sorprendiendo por su infinidad de aplicaciones. Además, a diferencia de otras muchas tecnologías a las que no se le acaban de ver usos prácticos y sobre las que hay mucho ruido, el uso de inteligencia artificial da resultados.

Según el estudio ‘Thriving in an AI World’, elaborado por KPMG, las empresas consultadas reconocieron,  mejoras de la productividad del 15% —de promedio— dentro de sus proyectos relacionados con la inteligencia artificial.

Si trasladamos dicha mejora a las cifras que manejan las grandes empresas, estamos hablando de decenas de millones de euros en nuevos ingresos o eficiencias, lo que se traduce en mayores márgenes de beneficio, tal y como recoge en su artículo José Ángel Alonso, director del equipo KPMG Lighthouse, Centro de Excelencia de Data Analytics & Inteligencia Artificial.

El experto de la consultora explica que las compañías están usando la inteligencia artificial en distintos ámbitos. Uno de ellos es la creación de experiencias más humanas con clientes, incrementando su conocimiento, la personalización de servicios y la satisfacción en tiempo real, con el fin de mejorar la captación de nuevos clientes y la fidelización y el aumento del valor de los existentes.

También está aplicando en la hiperautomatización, reemplazando tareas humanas básicas y repetitivas, como labores administrativas basadas en texto, imagen o conversación. La inteligencia artificial permite liberar recursos para iniciativas más estratégicas y donde las personas realmente pueden generar valor. Alonso especifica que las empresas que más se beneficiarán del uso de dicha tecnología en este ámbito serán aquellas capaces de integrar humanos y máquinas, creando capacidades aumentadas para su fuerza laboral y sus clientes.

Asimismo, las compañías están echando mano de la inteligencia artificial para optimizar y acelerar el cumplimiento de los requisitos regulatorios, descubrir y optimizar procesos operativos y generar modelos comerciales completamente nuevos. Y otros usos que se están dando a esta tecnología son la predicción de ventas y presupuestos, la gestión dinámica de precios, la optimización de la logística y transporte, la identificación y cotización de siniestros, la anticipación a incidencias, el análisis de las redes de relaciones de los clientes, el análisis de fraude externo e interno, el incremento de la seguridad, la generación de contenidos, la optimización de recursos TI, etc.

Como vemos, la aplicación de la inteligencia artificial alcanza a todas las áreas de las empresas y a todo tipo de procesos, por lo que no es de extrañar que las organizaciones se estén planteando aumentar el gasto en esta tecnología. De este modo, se espera que las compañías aumenten sus inversiones relacionadas con la inteligencia artificial entre un 50% y 100% en 2022, según indicaron los líderes corporativos encuestados por KPMG.

Sin embargo, también hay algunas sombras alrededor del uso de la inteligencia artificial, ya que muchos directivos tienen dificultades para comprender las aplicaciones de esta tecnología a su negocio. Según el experto de la consultora. una de las barreras para la comprensión es la telaraña de términos que existe en torno a la inteligencia artificial: machine learning, deep learning, natural language processing, computer vision, automatic speech recognition, convolutional neural network, etc,

Por otra parte, KPMG ha descubierto que la mayoría de las empresas dice haberse beneficiado de la inteligencia artificial durante la pandemia. Así pues, tanto pymes (88% de las consultadas) como las grandes empresas (80%) confirmaron que la tecnología de inteligencia artificial ayudó significativamente a su empresa durante el brote de COVID-19, destacando especialmente en los sectores de la industria (93%), servicios financieros (84%), tecnología (83%) y consumo (81%).

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor