¿Puede impulsar el teletrabajo la presencia de las mujeres en el entorno TIC?

Gestión Empresarial

A pesar de que un 34 % de las mujeres considera que es más probable que la ogualdad de género se logre a través de estructuras de trabajo remotas, de momento, el teletrabajo no está contribuyendo potenciar su presencia en el ámbito TIC.

La brecha de género en el mercado laboral es una constante en muchos sectores económicos pero además algo especialmente evidente cuando hablamos de mujeres en el sector de las TIC.

Según un reciente informe de la Comisión Europea, de cada 1.000 personas de entre 20 y 29 años graduadas en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en 2018 en la UE, el 31,1 % eran hombres y solo el 12,7 % eran mujeres.

Y entre el conjunto de puestos de trabajo en 2019, hay cuatro veces más hombres en el sector de las TIC que mujeres (5 % de hombres y 1,2 % mujeres en total).

Una menor presencia que, ahora, en momentos de teletrabajo, además podría estar resintiéndose a  nivel desarrollo profesional, según el nuevo informe de Kaspersky “Mujeres en TI, ¿en qué momento estamos? Evolución de las mujeres en la tecnología”.

Al menos así lo señala un 41% de las mujeres españolas que trabajan en el mundo de la tecnología y que, según recoge el informe, apuntan que los efectos de la pandemia de COVID-19 han supuesto un retraso en su desarrollo profesional.

Y es que, aunque todo apuntaba a que el confinamiento provocaría un cambio positivo de la industria en la lucha por la igualdad de género, de momento no parece que esto sea así.

Muchos eran los que pensaban que, con el teletrabajo, al igualarse las condiciones desde una perspectiva social y de planificación familiar, se eliminarían los estereotipos tradicionales en torno a la disponibilidad y la duración de la carrera profesional de la mujer.

De hecho, casi un tercio (30%) de las españolas que trabajan en la industria tecnológica prefieren trabajar desde casa a hacerlo en la oficina. Un porcentaje similar señaló que trabajan más eficientemente de esta forma, y casi el 40% de ellas destacó que el teletrabajo les brinda mayor autonomía.

Sin embargo, las estadísticas más preocupantes de este informe destacan que el potencial que aporta el teletrabajo para las mujeres en el mundo TI no se corresponde con lo que realmente ocurre al teletrabajar.

Y así 4 de cada 10 profesionales españolas del sector TI reconoce que ha hecho un gran esfuerzo por conciliar el trabajo y la vida familiar desde marzo de 2020.

La conciliación laboral, una quimera

Conciliar teletrabajo y vida familiar siempre ha sido uno de los grandes retos del mercado laboral.

Un desafío que muchos pensaron que el teletrabajo podría suavizar pero que, lamentablemente, no parece haber sucedido.

Así, cuando Kaspersky preguntó a las mujeres españolas sobre las tareas cotidianas que están perjudicando su productividad o su desarrollo laboral, el 47% señaló haberse ocupado de las tareas de limpieza en el hogar en comparación con el 34% de los hombres y el 49% de la educación de los hijos frente al 42% de los hombres.

Asimismo, el 43% de las mujeres han tenido que adaptar su horario de trabajo para poder cuidar de la familia.

Como resultado, el 41% de las mujeres españolas considera que los efectos de COVID-19 han retrasado, en lugar de mejorar, el desarrollo de su carrera profesional.

Un desafío para la industria TIC

“La otra tendencia significativa que se ha acelerado con la pandemia es la coexistencia de empleados remotos e híbridos dentro de la misma organización. Esto puede ser un desafío para las mujeres que trabajan a distancia, ya que pueden tener menor acceso a los altos directivos que están en las oficinas y disminuir sus posibilidades de ser consideradas para el tipo de tareas que llevan a los ascensos. Los empleadores deben ser conscientes de esas desventajas y planificar en consecuencia para minimizarlas“, señala  la doctora Patricia Gestoso, jefa del Servicio Científico de Atención al Cliente de BIOVIA, ganadora del premio Women in Software Changemakers 2020, y miembro destacado de la red de mujeres profesionales, Ada’s List.

Aunque estos ejemplos de desigualdad no son específicos de la tecnología, apuntan a una barrera que está impidiendo a las mujeres aprovechar el cambio hacia el teletrabajo iniciado el año pasado, señalan desde Kaspersky.

Porque también son muchas las mujeres que creen que el teletrabajo podría representar un impulso para su carrera en el ámbito tecnológico.

De hecho, un 39% de las mujeres españolas que trabajan en el sector de las TI (en comparación con el 30% de los hombres) cree que un entorno de trabajo igualitario sería lo mejor para el desarrollo profesional, y un 34% piensa que el teletrabajo es una forma óptima de lograr esa igualdad.

El sector tecnológico debería aprovechar este impulso para facilitar el cambio de los estereotipos sociales en los meses y años venideros.

Si el mundo de la tecnología toma la delantera y asegura un entorno más flexible y equilibrado para las mujeres, esto se convertirá en norma más rápidamente, y es más probable que desencadene un cambio en la dinámica social”, apunta Evgeniya Naumova, vicepresidenta de la Red Global de Ventas de Kaspersky.

“Esto no se producirá de la noche a la mañana, pero hay señales de que las mujeres se sienten más capacitadas para exigir con razón esta forma de trabajo. Para avanzar como industria debemos aprovechar este impulso, extraer los aspectos positivos de la transición del año pasado al trabajo flexible y ser un catalizador para un cambio social más amplio“, concluye.

Lea también :